Alejandro Sosa Röhl / TRAGEDIA Y GLORIA DEL VENEZOLANO


25/8/14


Aunque crea en la individualidad de cada persona, puedo ser cualquier venezolano que sufre al no encontrar futuro en su país, donde parecen inexistentes las esquinas capaces de darle la vuelta al azar del destino.

Viendo a tantos venezolanos que decidieron darle la espalda, pareciera que el tiempo ha muerto. Dejaron que el sistema comunista lo consumiera, con tal de satisfacer su rancia vanidad. El tiempo de los venezolanos no circula: gira. Los que vivimos en estas tierras sentimos que se forma un círculo alrededor de un eje, que es el dolor nacido del chantaje de la pasividad y el conformismo. ¿Qué nos queda cuando los párpados de aquellos que pueden definir el destino están cocidos con hilos de hierro? ¿Qué hacemos al mirar al mundo y ver que dominan los colores del mal? Todo está en llamas y el venezolano le voltea la mirada al fuego, para acurrucarse en su propia frialdad; no importa si este fuego también le quemará… su tragedia es cómoda.

Muchos conocemos el sentimiento y nuestra alma se encoleriza. Esta ira no es siempre negativa, pues podría ser el ingrediente que necesitan nuestros jóvenes corazones -sin hacer alusión a la edad- para rebelarse ante ese poder que busca quebrar consciencias, y reinar sobre la vida de seres no humanos – meras existencias orgánicas. Sí, en Venezuela todavía quedamos jóvenes, y nosotros no confundimos este sentimiento con resentimiento; al contrario, encontramos la metamorfosis que yace en él, la misma que nos motiva a realizar lo extraordinario: un 12 de febrero, por ejemplo. Tenemos este encuentro solemne para llorar a nuestros muertos, sin abandonar sus sacrificios a las garras del olvido; para que nuestras rodillas no flaqueen frente al majestuoso minotauro que consume todo lo bueno; para no resignarnos ante una realidad creada por el ilusionista de lo macabro; para hacer justicia en donde la injusticia se hace emperatriz; para no perdernos en el odio que pudre la mirada; para disparar nuestra imaginación hacia la gloria.

Muchas cosas podrán ser reprimidas por este régimen y sus colaboradores, pero a lo que más le temen es a aquello que no sucumbe a su miserable control: es la procesión que llevamos por dentro, esa que, en momentos de silencio, tiene sus maneras de expresarse. Pero cuando ésta ya no se puede contener en su celda de convencionalismos, se lleva lo que encuentra a su paso para destruir a quienes legalizaron el sacrilegio.

Soy fiel creyente en el corazón de esta Nación, que no se amilanará ante el miedo que inyectan los cobardes – esos que solo conocen la nada, porque evaden tanto la dicha como el sufrimiento. ¿Acaso no nacieron muertos?

El comunismo es un sacrilegio hecho ley. Y, como todo lo que es contrario a la naturaleza, su destino es el ocaso, uno que será precipitado por los jóvenes. Así, pues, también vetaremos cualquier acción contradictoria que se imponga para hacernos sentir satisfechos con lo inaceptable. Ante el pesar de quienes defienden los antivalores, lo único que triunfará en esta batalla es la coherencia, que reposa en las hazañas que conquistarán la Libertad. En consecuencia, el destino de los camaleones, escondidos en su conveniente camuflaje, está escrito de su puño y letra sobre las contradicciones que ellos mismos crearon.

El eterno proceso electorero, promovido por los colaboracionistas, será ilegitimado junto con sus espejismos. La conocida verdad de que a través de votaciones no se tumba a una tiranía, sino que solo se le atornilla, abandonó nuevamente su clandestinidad. La trillada frase «aún no es el momento» revuelve el estómago juvenil, porque sabemos que Venezuela no puede esperar, y que el desplome ha de sufrirlo el sistema político y no la Nación.

Los flamantes congresos ciudadanos no son más que otra movida del ilusionista para marear nuestra voluntad libertaria. Es otra distracción más, un teatro que pretende entretener y mantener ocupados a aquellos que buscan -exasperados- salir de esta tragedia que pudre la gloria. No hay alimentos, los cadáveres se amontonan en los barrios como basura, no hay medicamentos para curar las enfermedades -de cuerpo o de alma-, no hay garantía alguna de servicios básicos… no hay destino que consuele el futuro de nuestros hijos y no hay Libertad. Ya no estamos en condiciones para sacar cálculos ilusorios y celebrar con papelillos. Varios de los “políticos” que promueven este nuevo truco de magia, reiteraron antes que esto era una dictadura y que no podíamos salir de ella a través de elecciones. ¿Adónde creen que se dirige este congreso? La respuesta es demasiado obvia. Esta es otra demostración de la incoherencia que define a los “políticos” (o debería decir tenderos políticos) en Venezuela.

La Constituyente, promovida por quienes buscan desvelados evadir el genuino origen de nuestra tragedia, es un delicioso banquete para este régimen. Su naturaleza es legitimadora: pasa como agua por un filtro sucio. Representa una calculada deformación del verdadero objetivo de la lucha. Es evidente que la MUD y sus principales dirigentes no tienen apuro en liberar al país de este sistema que nos aniquila; al contrario, parecen cada día más desesperados por revertir la tendencia emancipadora de la Resistencia. Observamos que el único tiempo perfecto es el de nosotros mismos, y debemos apoderarnos de la meta. El protagonismo de la MUD fue sepultado, ahora nos toca a los venezolanos despiertos tomar las riendas de un caballo aparentemente indomable, y dirigirlo hacia las cumbres de lo trascendente. Esperar-esperar-y-esperar es una droga que pretende obnubilar nuestros libres sentidos, para esclavizarnos. ¿Lo permitiremos?

Los que balbucean nerviosos sus incoherencias han de ser borrados del escenario; esto es decisivo para nuestro futuro. Los creadores de la órbita en la cual el tiempo quedó apresado tienen que ser finalmente derrotados. ¡Esta es una lucha entre incongruencia y consonancia, mediocridad y excelencia, miseria y dignidad, comunismo y Libertad, tragedia sin gloria y gloria trágica!

Invito a compactarnos en torno a la magnánima gesta de la Venezuela Futura, que va siendo percibida por espíritus jóvenes y libres… De repente, esa Venezuela es, en virtud de las consecuencias, un país que existe.





LO MAS VISTO EN ESTA SEMANA

Etiquetas

@_kiwii7 11A ADOLFO P. SALGUEIRO Agustin Blanco Muñoz Agustín Laje Alberto Franceschi Alberto Lossada Sardi Alejandro Guerra Alejandro Peña Esclusa Alejandro Sosa Alfredo Coronil-Hartmann Alfredo García Deffendini Alfredo Weill ALICIA FREILICH Ana Diaz Ana Maria Da Costa Andres Reynaldo Anibal Romero Antonio Nicolás Briceño Braun Archivos e informes Argentina Arianna Arteaga Quintero Armando Duran Arteaga Sanchez Caracas CSI Carlos Alberto Montaner Carolina Arnone cne Colaboracionismo Comunicados y Notas de Prensa comunismo Cosme Beccar Varela Cristal Montañez cuba Daniel Comisso Urdaneta Daniel Pérez David Guenni DD HH Delfin Gomez Parra Diego Augusto Loyo Rosales documentos dtv oficial Eddie Ramirez Edgardo Ricciuti Eduardo Mackenzie educación eleecciones Elias Buchszer Cabriles Eligio Cedeño Elinor Montes Entrevistas Eric Ekval ESDATA especiales Europa Exilio FAES Federico Boccanera Felipe Rodriguez Fernando C. Rodríguez Franklin Brito Franzel Delgado Senior Frate Frater America fraude Frente nacional de abogados FUNDEPRO Genaro Mosquera Gerardo Resplandro Gral. Angel Vivas Perdomo guerrilla Guillermo Salas Gustavo Arraiz Gustavo Coronel Honduras Hugo Álvarez Pifano Humberto Maio Ignacio Gainzarain Imágenes y palabras de una realidad Iván Simonovis Jackeline Sandoval Jesús Antonio Petit Joaquín Chaffardet Jorge Rojas Jose Antonio Colina Jose Domingo Blanco "Mingo" Jose Machillanda Jose Piñera JOSÉ TORO HARDY Juan Bautista Guevara Juan C. Sosa-Azpúrua Junta Patriotica Estudiantil y Popular Laura Prada Lazaro Forero León Arismendi letras Letras en la Oscuridad leyes ludwin moreno Luis Betancourt Oteyza Luis de Lion Luis Jose Uzcategui Luis Manuel Aguana Luis Marín Macky Arenas Manuel De la Cruz María Angélica Quintana Mario Iván Carratú Molina Marisol Bolet Marisol Sarria Pietri Martha Colmenares Miguel Ángel Quevedo Miguel Fierro Monica Corrales mujeresdenegro nazismo Nelson Ramirez Noel Alejandro Leal Rojas Numa Frias Mileo ORDEN Orlando Viera-Blanco Oswaldo Alvarez Paz Otoniel Guevara Otto Gebauer Ovidio Pogioli Pablo Sanchez Pavel Quintero Pedro Carmona Peru Pilar Rahola PLINIO APULEYO MENDOZA Prisionero Politico Rafael Muci-Mendoza Rainiero Herrada Ricardo L. Suárez Robert Alonso Roderick Navarro Roger. Noriega Rolando Guevara Romulo Lares Romulo Lares; Letras en la Oscuridad Sammy Landaeta Millán Sandra Añez Silvia Schanely de Suárez Soportes Soso Rojas Soy un PP TAHIANNY PISANI Tamara Suju Teodulo Lopez Melendez Tiago Da Costa Valentin Arenas Vasco da Costa VenEconomía VenEuropa Venezuela Futura Victor R. Azuaje Videos Vivian Akel H. Viviana Padelin VotoLimpio Yuce Coronado