Vasco Da Costa / Y por fin ¿qué falta aquí?








Ramo Verde, 29 de mayo de 2019



Porque alguna persona no quiera oír la música, no quiere decir que ésta no está tocando. Si alguien tiene deseos muy grandes, no quiere decir que esos sean la realidad.

La revolución bolivariana se ha vuelto leprosa; todo el mundo le huye, el miedo a infectarse con ella es terrible, el deterioro es evidente a los ojos de todos, pero sobre todo cada vez que se mueve o tratan de sobreponerse pierden un pedazo de su cuerpo y sus carnes podridas no se aguantan en su maltrecho esqueleto y rotas articulaciones.

Siendo esto verdad ¿qué falta para acabar de una vez con el maldito socialismo del siglo XXI en Venezuela? El proceso venezolano está lleno de las arbitrariedades propias de la superficialidad tropical; verdades dichas a medias, afirmaciones no sustentadas, promesas no cumplidas, intentos no viables y sobre todo una ceguera obtusa frente a la realidad, no queriendo ver seriamente lo que es verdadero. Venezuela es un país formado dentro de una tradición monárquica colonial que puso los cimientos  durante 300 años de lo que somos hoy como nación, sufrimos los avatares de la guerra civil en España producto de la invasión napoleónica, la traición de Carlos III y lo pusilánime de Fernando VII, partiendo de la convención de Bayona nacemos como nación independiente, nos enfrentamos al Imperio Español para lograr nuestra independencia y sufrimos una terrible guerra civil para definir nuestro status, condición y límites como país independiente. Lo único que fue común en todos esos procesos, en nuestra tradición republicana y hasta el día de hoy es el liderazgo en las diferentes coyunturas, la indispensable sustitución de un liderazgo por otro y la definición, por parte del pueblo, de que ve en determinado momento un líder que no sólo pueda sustituir al anterior, sino que logre llevar al país hacia adelante. Podemos llamarlo como queramos según los caprichos de la historia; Rey, Capitán General, Prócer, Libertador, Presidente, Urogallo o León de Payara; en el fondo es el caudillo, somos un país que sigue a sus caudillos y el que no quiera ver esto nunca va a entender la realidad y su final es el fracaso, haga lo que haga y apoye quien lo apoye,

A partir de nuestra independencia la supremacía del poder de las Fuerzas Armadas es absoluta en Venezuela, sobre todo si acompañado por la Iglesia Católica, la otra única gran institución que ayudó a formar a Venezuela y que mantiene la cohesión de su tejido social y la visión de nación estructurada dentro de la civilización occidental y cristiana.   

Pretender hacer cualquier movimiento político, social y económico, de raíz, en nuestro país sin contar con las Fuerzas Armadas y la Iglesia Católica es locura propia de quien no tiene noción de la realidad. Pretender llevar a países amigos, grandes grupos económicos, grupos políticos y fuerzas de poder, sin mostrarles esto, significa embarcar a quienes junto con nosotros hacemos parte de la comunidad internacional a una frustración descabellada y que en realidad no va a cambiar la verdad de las cosas, porque pase lo que pase y hagan lo que hagan, terminaremos haciendo las cosas aquí, como somos aquí.

La enfermedad de nuestra democracia ha sido penetrada por el concepto de gobierno que junta tres elementos muy fuertes que son: la unión del caudillo con las fuerzas armadas y con el pueblo; esta unión tiene un blindaje que refuerza la debilidad de uno u otro elemento en determinada circunstancia con la fuerza que puede tener cada uno de los otros. La única forma de salir de esa situación cuando caímos en la trampa de que criminales tomaran las cabezas de esas instituciones, es sustituyendo las estructuras completas utilizando el mismo esquema.

El eje principal de la estructura de poder en Venezuela es militar, por eso para poder hacer un cambio en toda estructura de  gobierno es indispensable que exista previamente un movimiento dentro de las Fuerzas Armadas, hecho por su reservorio moral, que descabece a la cúpula podrida comunista, corrupta y sometida al crimen internacional de izquierda. Al mismo tiempo, estas fuerzas armadas, restableciendo su cadena de mando sin la podredumbre comunista, pongan orden en el país, acepten un liderazgo que los convenza y que además sea capaz de guiar a la población.

Es por esto que siempre hemos afirmado que el nacionalismo verdadero venezolano es el único que será capaz de cambiar la perversa situación  que vive nuestro país, es claro y es evidente que necesitamos en esta difícil situación la ayuda dela comunidad internacional, también es claro y evidente que necesitamos anular la acción sobre nuestro país de grupos de poder que desde oscuras cavernas pretenden someternos  para transformarnos en algo que no somos, al servicio de satánicos poderes en una vorágine macabra. Pero todo esto lo conseguiremos si sabemos respetar la esencia del ser venezolano, nuestras tradiciones, civilización, instituciones y costumbres.

El nacionalismo venezolano es el único que puede acabar con el internacionalismo socialista en Venezuela. Tenemos las ideas, las estructuras y los liderazgos verdaderos. Mientras tanto continua-remos viendo el juego de comiquitas junto al folklor político y la ineficiencia en la acción.

Que Nuestra Señora de Coromoto, Reina, Madre y Patrona de Venezuela nos bendiga como nación y proteja a nuestros líderes y caudillos.

Pensador Político
Presidente del Foro de Caracas ONG
Vicepresidente del Partido NOS
Líder del Movimiento Nacionalista
Premio Sájarov 2017
Preso y Perseguido Político


LO MAS VISTO EN ESTA SEMANA

Etiquetas

@_kiwii7 11A ADOLFO P. SALGUEIRO Agustin Blanco Muñoz Agustín Laje Alberto Franceschi Alberto Lossada Sardi Alejandro Guerra Alejandro Peña Esclusa Alejandro Sosa Alfredo Coronil-Hartmann Alfredo García Deffendini Alfredo Weill ALICIA FREILICH Ana Diaz Ana Maria Da Costa Andres Reynaldo Anibal Romero Antonio Nicolás Briceño Braun Archivos e informes Argentina Arianna Arteaga Quintero Armando Duran Arteaga Sanchez Caracas CSI Carlos Alberto Montaner Carolina Arnone cne Colaboracionismo Comunicados y Notas de Prensa comunismo Cosme Beccar Varela Cristal Montañez cuba Daniel Comisso Urdaneta Daniel Pérez David Guenni DD HH Delfin Gomez Parra Diego Augusto Loyo Rosales documentos dtv oficial Eddie Ramirez Edgardo Ricciuti Eduardo Mackenzie educación eleecciones Elias Buchszer Cabriles Eligio Cedeño Elinor Montes Entrevistas Eric Ekval ESDATA España especiales Europa Exilio FAES Federico Boccanera Felipe Rodriguez Fernando C. Rodríguez foros Franklin Brito Franzel Delgado Senior Frate Frater America fraude Frente nacional de abogados FUNDEPRO Genaro Mosquera Gerardo Resplandro Gral. Angel Vivas Perdomo guerrilla Guillermo Salas Gustavo Arraiz Gustavo Coronel Honduras Hugo Álvarez Pifano Humberto Maio Ignacio Gainzarain Imágenes y palabras de una realidad Irma Araujo Isa Blohm Iván Simonovis Jackeline Sandoval Jesús Antonio Petit jmfrancas Joaquín Chaffardet Jorge Rojas Jose Antonio Colina Jose Domingo Blanco "Mingo" Jose Machillanda Jose Piñera JOSÉ TORO HARDY Juan Bautista Guevara Juan C. Sosa-Azpúrua Junta Patriotica Estudiantil y Popular La paseata Laura Prada Lazaro Forero León Arismendi letras Letras en la Oscuridad leyes ludwin moreno Luis Betancourt Oteyza Luis de Lion Luis Jose Uzcategui Luis Manuel Aguana Luis Marín Macky Arenas Manuel Artero Manuel De la Cruz María Angélica Quintana Mario Iván Carratú Molina Marisol Bolet Marisol Sarria Pietri Martha Colmenares Miguel Ángel Quevedo Miguel Fierro Monica Corrales mujeresdenegro nazismo Nelson Ramirez Noel Alejandro Leal Rojas Numa Frias Mileo ORDEN Orlando Viera-Blanco Oswaldo Alvarez Paz Otoniel Guevara Otto Gebauer Ovidio Pogioli Pablo Sanchez Patricia Poleo Pavel Quintero Pedro Carmona Peru Pilar Rahola PLINIO APULEYO MENDOZA Prisionero Politico Rafael Muci-Mendoza Rainiero Herrada Ricardo L. Suárez Robert Alonso Roderick Navarro Roger. Noriega Rolando Guevara Romulo Lares Romulo Lares; Letras en la Oscuridad Sammy Landaeta Millán Sandra Añez Silvia Schanely de Suárez Soportes Soso Rojas Soy un PP TAHIANNY PISANI Tamara Suju Teodulo Lopez Melendez Tiago Da Costa transcripciones Valentin Arenas Vasco da Costa VenEconomía VenEuropa Venezuela Futura Victor R. Azuaje Videos Vivian Akel H. Viviana Padelin VotoLimpio Yuce Coronado zello