Pablo Sánchez / EL OCASO DEBE LLEGAR


28/7/14


Los mal-llamados partidos políticos, los “intelectuales”, los gremios, los clérigos, la Fuerza Armada, los grandes empresarios y las demás instituciones y personalidades, cuyo deber -en el fondo- es el de engrandecer y resguardar nuestra Nación, han fracasado - su tiempo ha pasado. Este decadente sistema político debe morir; uno nuevo debe surgir, mas no uno de “relevo”, sino uno completamente nuevo.

Todo sistema político está compuesto por ciertos valores, ciertas normas, cierta estructura, y por determinados actores que lo inspiran, moldean, ordenan y dirigen; cuando son revisadas estas características en el actual sistema político venezolano, vemos su nociva perversidad, y la necesidad de un cambio urgente y abrupto. Las ideas que dieron inicio a la pseudo-transición del ‘99, no tenían nada de novedosas; por lo que jamás se gestó una verdadera transición, sino únicamente la agudización de las mismas políticas populistas, demagógicas, asistencialistas, rentistas y clientelistas de los períodos anteriores. Cambió la forma, eso es innegable… les cambiaron el velo, les inventaron nombres rimbombantes - ¡más circo para el vulgo, pues! Pero, en esencia, el de hoy sigue siendo el mismo sistema de hace 55 años.

Esa propuesta de reestructuración del Estado que hoy se plantea como algo “innovador”, es, sin duda, una bandera que los amos del pasado hubiesen querido izar… pero no les alcanzaron los whiskies para ello. ¡Las comunas! Ese “nuevo” mecanismo de participación, no ha sido celebrado con mayor intensidad en otro lugar más que en la Casa del Pueblo. El “nuevo” régimen no es más que el hijo devoto del antiguo, cumpliendo las metas que su padre no pudo alcanzar. No hay nada esencialmente nuevo, nunca hubo tal cambio; el chiripero se alborotó y salieron “nuevas” chiripas, solo eso.

¿Y los actores del sistema? ¡En ellos reside la mayor responsabilidad del desastre! Los “partidos políticos” oficialistas hacen lo que les venga en gana, porque su contraparte le es absolutamente permisiva y hasta alentadora. Los gremios demuestran que su presencia efectiva es casi inexistente: ninguno defiende lo que le compete; el gobierno impone, ellos solo ejecutan. Acerca de los “intelectuales”… ¿qué puedo decir de quienes hacen Manifiestos de Bienvenida para recibir a los que luego se convierten en los verdugos de Venezuela? Lo del clero es sencillamente deleznable: no se puede estar bien con Dios y con el Diablo al mismo tiempo; ser permisivos con el comunismo es cavar su propia tumba. Por otro lado, la Fuerza Armada: ¿qué hay de su promesa de defender la Nación, tan rápido la olvidaron? Y ni hablar de los grandes empresarios, sin cuyo concurso hubiese sido prácticamente imposible sostener el modelo (anti)económico de este régimen comunista.

¡Y que no sea yo tomado por pesimista en función de lo antes dicho! Conocer nuestra realidad nos llevará a hacer un buen diagnóstico, y a tomar las decisiones correctas desde ya.

Todo lo que conforma al actual sistema político, representa, en esencia, aquel componente de resentimiento que se ha generado durante el devenir histórico de nuestra Nación. Alcanzar un mejor futuro pasa, indudablemente, por un cambio profundo de nuestro sistema político. Este cambio empieza desde, pasa por y termina en la cultura, pues la política es un reflejo de aquélla. La ausencia de un sistema político digno es muestra de una cultura indigna. Los valores comunes de una sociedad sana -vida, Libertad y propiedad- no se ven siquiera reflejados en la actualidad - eso debe cambiar.

Un auténtico cambio generacional -como contraposición al “relevo”, planteado por la gerontocracia de los cárteles del mercadeo político-, es elemental. No debemos ser la renovación del pasado; el futuro debe ser completamente distinto. El Estado -una vez sea reinstituido- tendrá que ser fuerte, mas no grande, ni interventor. Los gremios tendrán que ser los principales promotores y defensores de sus áreas de desempeño. Los sacerdotes, pues a sus respectivas iglesias. Los militares, una vez que cumplan con su irrenunciable juramento, deberán regresar a sus cuarteles; no es vendiendo pollos como defenderán nuestra Nación. Los intelectuales serios tendrán que desarrollar ideas y ser faros del pensamiento de la sociedad; no ser mercenarios del statu quo, ni sostenes de la politiquería. Los grandes empresarios tendrán que producir, competir, reinventarse y superarse constantemente, defendiendo los intereses de Venezuela e invirtiendo en la generación de verdaderas riquezas. Por último, la Gran Política tendrá que ser rescatada, ¡basta ya de los mercaderes de esperanzas! La política tiene que ser eso - Política; hombres de Estado -estadistas, no estatistas- tendrán que ser los que guíen el devenir de esta promisoria Nación.

Y parafraseando a un inmortal filólogo alemán: “para crear hay que destruir”. Entonces, para que surja la Venezuela Futura, el ocaso debe llegar.

Libertad o nada.

LO MAS VISTO EN ESTA SEMANA

Etiquetas

@_kiwii7 11A ADOLFO P. SALGUEIRO Agustin Blanco Muñoz Agustín Laje Alberto Franceschi Alberto Lossada Sardi Alejandro Guerra Alejandro Peña Esclusa Alejandro Sosa Alfredo Coronil-Hartmann Alfredo García Deffendini Alfredo Weill ALICIA FREILICH Ana Diaz Ana Maria Da Costa Andres Reynaldo Anibal Romero Antonio Nicolás Briceño Braun Archivos e informes Argentina Arianna Arteaga Quintero Armando Duran Arteaga Sanchez Caracas CSI Carlos Alberto Montaner Carolina Arnone cne Colaboracionismo Comunicados y Notas de Prensa comunismo Cosme Beccar Varela Cristal Montañez cuba Daniel Comisso Urdaneta Daniel Pérez David Guenni DD HH Delfin Gomez Parra Diego Augusto Loyo Rosales documentos dtv oficial Eddie Ramirez Edgardo Ricciuti Eduardo Mackenzie educación eleecciones Elias Buchszer Cabriles Eligio Cedeño Elinor Montes Entrevistas Eric Ekval ESDATA especiales Europa Exilio FAES Federico Boccanera Felipe Rodriguez Fernando C. Rodríguez Franklin Brito Franzel Delgado Senior Frate Frater America fraude Frente nacional de abogados FUNDEPRO Genaro Mosquera Gerardo Resplandro Gral. Angel Vivas Perdomo guerrilla Guillermo Salas Gustavo Arraiz Gustavo Coronel Honduras Hugo Álvarez Pifano Humberto Maio Ignacio Gainzarain Imágenes y palabras de una realidad Iván Simonovis Jackeline Sandoval Jesús Antonio Petit Joaquín Chaffardet Jorge Rojas Jose Antonio Colina Jose Domingo Blanco "Mingo" Jose Machillanda Jose Piñera JOSÉ TORO HARDY Juan Bautista Guevara Juan C. Sosa-Azpúrua Junta Patriotica Estudiantil y Popular Laura Prada Lazaro Forero León Arismendi letras Letras en la Oscuridad leyes ludwin moreno Luis Betancourt Oteyza Luis de Lion Luis Jose Uzcategui Luis Manuel Aguana Luis Marín Macky Arenas Manuel De la Cruz María Angélica Quintana Mario Iván Carratú Molina Marisol Bolet Marisol Sarria Pietri Martha Colmenares Miguel Ángel Quevedo Miguel Fierro Monica Corrales mujeresdenegro nazismo Nelson Ramirez Noel Alejandro Leal Rojas Numa Frias Mileo ORDEN Orlando Viera-Blanco Oswaldo Alvarez Paz Otoniel Guevara Otto Gebauer Ovidio Pogioli Pablo Sanchez Pavel Quintero Pedro Carmona Peru Pilar Rahola PLINIO APULEYO MENDOZA Prisionero Politico Rafael Muci-Mendoza Rainiero Herrada Ricardo L. Suárez Robert Alonso Roderick Navarro Roger. Noriega Rolando Guevara Romulo Lares Romulo Lares; Letras en la Oscuridad Sammy Landaeta Millán Sandra Añez Silvia Schanely de Suárez Soportes Soso Rojas Soy un PP TAHIANNY PISANI Tamara Suju Teodulo Lopez Melendez Tiago Da Costa Valentin Arenas Vasco da Costa VenEconomía VenEuropa Venezuela Futura Victor R. Azuaje Videos Vivian Akel H. Viviana Padelin VotoLimpio Yuce Coronado