Luis Marín / EL CIERRE DE LA CÁTEDRA PÍO TAMAYO

Luis Marín / EL CIERRE DE LA CÁTEDRA PÍO TAMAYO


17/7/14


El lunes 14 de julio de 2014 puede ponerse como fecha del cierre de la CPT de la UCV al no abrirle las puertas de la Sala E de la Biblioteca Central donde ha cumplido más de 30 años de labor ininterrumpida; cierre relativo, porque la Cátedra seguirá existiendo y sesionará en cualquier parte, por ahora en el pasillo, sin por esto subestimar el valor simbólico de la Sala E como punto de referencia y sede física de la Cátedra.

Este hecho brutal tiene que inscribirse en el proceso de cierres sucesivos de cuanta ventana de comunicación libre va quedando en este “ex país”, según expresión acuñada por su secretario ejecutivo, Agustín Blanco Muñoz; pero tiene algunas peculiaridades que vale la pena destacar.

Algo bueno debe hacer la Cátedra, en medio del silencio e indiferencia que cerca a sus actividades, para que gobierno y oposición oficial se hayan puesto de acuerdo para terminar de cerrarla. Quizás lo más sobresaliente es que se trata de un cierre de la MUD con el modus operandi del gobierno, esto es: un funcionario de tercera categoría dicta una medida fulminante supuestamente fundada en razones completamente espurias e inconsistentes, tras las que se encubren las verdaderas razones que habrá que adivinar. Como resultado, por un lado, una situación de hecho cumplido y por otro, la indefensión absoluta de los afectados.

A las víctimas se les impone ejercer el viejo arte de pelear contra un muñeco de paja porque el funcionario, no importa que sea de la universidad, actúa como un guardia nacional, cumpliendo “órdenes superiores”, no se sabe de quién, y los argumentos tampoco se pueden rebatir sin caer en la trampa de tomar lo falso por verdadero, en este caso, problemas presupuestarios, que si fuera el caso toda la universidad debería cerrar.

Lo cierto es que nos enteramos de que la UCV tiene una muy orwelliana “Gerencia de Información, Conocimiento y Talento”, que oficia el cierre de la Sala E, adscrita al Vicerrectorado Académico de Nicolás Bianco a su vez tutelado por la rectora Cecilia García Arocha; pero, por supuesto, la responsabilidad se diluye en los vericuetos de la burocracia y la crisis presupuestaria.

Por supuesto que si las autoridades tuvieran el más mínimo interés en que la CPT funcionara ofrecerían alguna solución alternativa; pero al contrario, cualquier propuesta choca con los inextricables reglamentos universitarios que, como la Constitución, sirven para cualquier cosa que se quiera hacer, pero igual para todo lo que no se quiere hacer.

Entonces, cuando no se entiende qué pasa, cuál puede ser la tranca, es que asoma la garra la inefable política, en el mal sentido de la palabra. En un mundo conspirativista perfecto, donde nada se sabe con certeza, cualquiera puede imaginarse víctima de una negociación: Para que no cierren la UCV, ni desconozcan a sus frágiles autoridades, para que uno llegue a rector y otros a diputados, bien: pero éste tiene que salir.

En la CPT se critica a la MUD tanto como al régimen, no por capricho, sino porque se dice lo que es, sin cortapisas; pero ninguno de los dos está dispuesto a tolerarlo.

Irónicamente, todo tiempo ganado es tiempo perdido: igual van a cerrar a la UCV.

EL VERDUGO BENEVOLENTE

Son tantos los agresores de la UCV que provienen de sus aulas, que han desempeñado cargos de autoridades universitarias, quienes suman a sus cuantiosos honorarios en la administración pública pensiones de jubilación como titulares a dedicación exclusiva con primas de rectores, decanos, directores, que resultaría extenuante e inútil nombrar unos para dejar fuera otros tantos, así que cualquier interesado puede elaborar la lista que mejor cuadre a su memoria y siempre se quedará corto.

Todos comunistas, socialdemócratas, socialcristianos, es decir, que tienen en común el espíritu “social” que hermana a los líderes del gobierno con los de la oposición oficial; esto sin añadir el ingrediente “bolivariano” que los liga sin costuras a una comunidad nacional compacta de la que son representantes y únicos voceros autorizados.

La triste consecuencia de este mundo perfecto es que quien no esté de acuerdo con ellos se coloca fuera de esa comunidad sin fisuras, se convierte en apátrida, enemigo, traidor, que no merece existir y que de hecho, no existe: es puesto en ninguna parte sin posibilidad de comunicarse con otros, privado de toda posibilidad de contaminar con su presencia y su  palabra ponzoñosas la sólida unidad de espíritu del pueblo.

La singularidad del socialismo del siglo XXI es la absoluta beatitud con que ejecuta sus acciones, la desconcertante irresponsabilidad de sus agentes que, después de los resultados que están a la vista, incontrovertibles e irrefutables, admitidos por ellos mismos, no obstante, siguen siendo tan buena-gente como eran antes de perpetrarlas.

Podríamos detenernos en las cartas de Jorge Giordani o Héctor Navarro, ambos de la UCV, pero se correría el riesgo de personalizar, siendo que todos son iguales y puestos a escribir cartas dirían lo mismo y serían demasiadas como para reseñarlas.

Lo que habría es que detenerse a reflexionar en la impermeabilidad de la ideología, de cómo ciertas personas pueden revestirse con un teflón que los hace invulnerables no digamos a los juicios ajenos, los sufrimientos y la rabia del prójimo, sino al testimonio invencible de la realidad.

El socialismo logra milagros sorprendentes, por ejemplo: ellos optan a favor de lo universal en contraste con lo particular y esta toma de partido tiene consecuencias en todos los ámbitos. En materia de responsabilidad, todos somos responsables de todo, de manera que si usted come, es culpable de que otros se mueran de hambre; si usted se enriquece, es culpable de que otros sean pobres y así ad infinitum.

El milagro es que con este punto de partida concluyen en que ellos no son culpables de nada. Si se encara a cualquiera de estos prominentes socialistas del gobierno y se les reclaman los doscientos cincuenta mil asesinatos ocurridos bajo su mandato, los presos políticos, los estudiantes asesinados, secuestrados, torturados y un largo etcétera, dirán cualquier cosa menos admitir su responsabilidad.

Al decir de Ramón José Medina, un socialista además cristiano como son RGA y HCR, jefes de la MUD, su aliado unitario Leopoldo López está preso por su propia culpa; pero entonces los estudiantes también, los asesinados no lo hubieran sido si no se meten en manifestaciones, etcétera: quien culpa a las víctimas, exculpa a los victimarios.

Si fueran vivos como él, si cooperaran, ahora estarían participando en programas de risa en la televisión, haciendo pésimos chistes de humor negro, mofándose de las víctimas de la tiranía castrista.

La conclusión que se desprende inevitablemente de esta posición de la MUD es que ellos no son responsables de nada, aunque impongan una política y todas estas sean consecuencias directas de esa política.

A la irresponsabilidad burocrática hay que unir la buena voluntad de los dirigentes socialistas y con ambas el rigor militar, la fría impavidez con que perpetran crímenes, asesinatos y robos en masa, permaneciendo inocentes y bienaventurados.

Desafortunadamente para ellos, los hechos no ocurren en vano, no desaparecen por ser ignorados y cada muerto tiene sus dolientes.

DONDE VENCEN LAS SOMBRAS

Así como no puede decirse que la CPT se cerró en un día sino que se trata de un proceso que lleva años, hace tiempo que la UCV o, quizás con mayor precisión, sus autoridades, renunciaron a su función  esclarecedora, optando por el diversionismo y el acomodo.

Por poner un ejemplo inofensivo, denuncian  que la Universidad ha sido víctima en años recientes de cientos de agresiones de “la violencia”. Pero, ¿qué es la violencia? Una abstracción, una potencia ciega e indiferenciada que no tiene nombre ni apellido, que no es una persona imputable, ni una organización identificada, digámoslo de una vez, vinculadas al régimen.

Este lenguaje ha anidado en la sociedad  venecubana garantizando la impunidad: Ya ni se trata de identificar ni detener a nadie, todo se imputa a “la violencia”. Incluso, en un exceso antropomorfista, que no debe existir en ninguna parte del mundo, se dice que cientos de personas mueren cada mes “en manos” de la violencia.

Cuando vemos casos de estudiantes que han sido acorralados, golpeados y desnudados para exponerlos al escarnio público, las autoridades se preguntan: ¿Qué es esto? Y se responden a sí mismas: “¡Esto es fascismo puro!”

Es decir, que las autoridades de la Universidad suscriben el lenguaje oficial según el cual toda atrocidad es sinónimo de fascismo, aunque sea perpetrada por comunistas. El crimen, la violencia y el atropello son fascistas por antonomasia; luego, no existen crimen, violencia y atropello comunistas.

En Venecuba el régimen acusa enfermizamente a todo el mundo de “fascista” y ahora la oposición oficial hace lo mismo contra el gobierno. Alguien debe estar equivocado, porque si el régimen de Maduro es fascista, está como un poco cuesta arriba explicar que sea títere de los Castro que, hasta nuevo aviso, se definen a sí mismos como comunistas y sin ánimo de ofender.

Lo que ocurre es que este es como un sello de calidad izquierdista, al que no le viene nada bien el anticomunismo, que es más propio de la derecha, tan repudiada por el régimen como por la oposición oficial.

Es un hecho sorprendente que en la reciente crisis de Ucrania, los rusos hayan calificado a los ucranianos como “fascistas” y se preparan para defenderse de la agresión hitleriana, ¡dentro del territorio de Ucrania!

Asimismo, los árabes califican de “agresión fascista” las acciones de defensa de Israel contra los ataques misilísticos de Hamas desde Gaza. El fascismo es un comodín, un sello de identidad del izquierdismo, islamismo, terrorismo y cualquier cosa que sea Putin, porque la era postsoviética los dejó sin argumentos.

Y esto nos lleva al meollo del problema y al rol de la Universidad. La pregunta: ¿a qué nos lleva la mentira como sistema?, no ha sido respondida.

Es posible que una población sea movilizada y organizada con base en mentiras y manipulaciones, pero ¿a dónde se llega por ese camino? No hay ni un solo filósofo ni guía de la humanidad que reivindique la mentira como forma apropiada de vida social, ni siquiera que la vida social sea posible sobre esas bases. Todos exaltan la Verdad.

Entonces, ¿no debería ser función de la Universidad decir lo que es, develar lo oculto, hacer brillar la luz, vencer las sombras?

No parece que este sea el caso y ahora sí que podemos decir que entramos de lleno en los “tiempos de oscuridad”.








LO MAS VISTO EN ESTA SEMANA

Etiquetas

@_kiwii7 11A ADOLFO P. SALGUEIRO Agustin Blanco Muñoz Agustín Laje Alberto Franceschi Alberto Lossada Sardi Alejandro Guerra Alejandro Peña Esclusa Alejandro Sosa Alfredo Coronil-Hartmann Alfredo García Deffendini Alfredo Weill ALICIA FREILICH Ana Diaz Ana Maria Da Costa Andres Reynaldo Anibal Romero Antonio Nicolás Briceño Braun Archivos e informes Argentina Arianna Arteaga Quintero Armando Duran Arteaga Sanchez Caracas CSI Carlos Alberto Montaner Carolina Arnone cne Colaboracionismo Comunicados y Notas de Prensa comunismo Cosme Beccar Varela Cristal Montañez cuba Daniel Comisso Urdaneta Daniel Pérez David Guenni DD HH Delfin Gomez Parra Diego Augusto Loyo Rosales documentos dtv oficial Eddie Ramirez Edgardo Ricciuti Eduardo Mackenzie educación eleecciones Elias Buchszer Cabriles Eligio Cedeño Elinor Montes Entrevistas Eric Ekval ESDATA especiales Europa Exilio FAES Federico Boccanera Felipe Rodriguez Fernando C. Rodríguez Franklin Brito Franzel Delgado Senior Frate Frater America fraude Frente nacional de abogados FUNDEPRO Genaro Mosquera Gerardo Resplandro Gral. Angel Vivas Perdomo guerrilla Guillermo Salas Gustavo Arraiz Gustavo Coronel Honduras Hugo Álvarez Pifano Humberto Maio Ignacio Gainzarain Imágenes y palabras de una realidad Iván Simonovis Jackeline Sandoval Jesús Antonio Petit Joaquín Chaffardet Jorge Rojas Jose Antonio Colina Jose Domingo Blanco "Mingo" Jose Machillanda Jose Piñera JOSÉ TORO HARDY Juan Bautista Guevara Juan C. Sosa-Azpúrua Junta Patriotica Estudiantil y Popular Laura Prada Lazaro Forero León Arismendi letras Letras en la Oscuridad leyes ludwin moreno Luis Betancourt Oteyza Luis de Lion Luis Jose Uzcategui Luis Manuel Aguana Luis Marín Macky Arenas Manuel De la Cruz María Angélica Quintana Mario Iván Carratú Molina Marisol Bolet Marisol Sarria Pietri Martha Colmenares Miguel Ángel Quevedo Miguel Fierro Monica Corrales mujeresdenegro nazismo Nelson Ramirez Noel Alejandro Leal Rojas Numa Frias Mileo ORDEN Orlando Viera-Blanco Oswaldo Alvarez Paz Otoniel Guevara Otto Gebauer Ovidio Pogioli Pablo Sanchez Pavel Quintero Pedro Carmona Peru Pilar Rahola PLINIO APULEYO MENDOZA Prisionero Politico Rafael Muci-Mendoza Rainiero Herrada Ricardo L. Suárez Robert Alonso Roderick Navarro Roger. Noriega Rolando Guevara Romulo Lares Romulo Lares; Letras en la Oscuridad Sammy Landaeta Millán Sandra Añez Silvia Schanely de Suárez Soportes Soso Rojas Soy un PP TAHIANNY PISANI Tamara Suju Teodulo Lopez Melendez Tiago Da Costa Valentin Arenas Vasco da Costa VenEconomía VenEuropa Venezuela Futura Victor R. Azuaje Videos Vivian Akel H. Viviana Padelin VotoLimpio Yuce Coronado