Juan Carlos Sosa Azpúrua / Dedo colorado; constituyente chiflada y libertad


(Crónica de la tragedia que parirá una Venezuela futura) 

13/6/14


La “Constituyente” es la última de las chifladuras a las que nos tienen acostumbrados, una tortura psicológica más en el cuarto donde chinos, el Ché Guevara en la Cabaña y los rusos son niños de pecho. 

Muchos años de errores sistemáticos, donde cada oportunidad que se ha presentado la han vuelto sal y agua, a través de acciones que de antemano se sabían equivocadas, pero insistentemente se llevaron a cabo vaya a usted a saber por qué.  

Se logra levantar el velo de la farsa electoral, se denuncian cada uno de sus vicios estructurales, y justo cuando se hace evidente que no se puede seguir convalidando la ilegitimidad de un órgano comicial putrefacto, quien lleva la bandera de las denuncias aparece con su dedo morado, instando a votar sin antes haber solventado nada de lo que se denunció; y ¡zas!, la narrativa del fraude se oxida y sostenerlo se vuelve una épica de tres o cuatro “quijotes”, que de tanto repetirlo nos volvemos incómodos hasta para el perro de la casa, siendo señalados despectivamente como “los radicales”.  

Y así pasan los años, la historia se vuelve tan repetida que no tiene caso seguir en eso, salvo ilustrar a las nuevas generaciones, para que nunca olviden las razones por las cuales hemos llegado a semejante catástrofe nacional.  Y porque sólo así, algunos podrán aprender las lecciones, visto que tras quince años de tropezar de nuevo y con la misma piedra, en cuestiones de política los venezolanos, al menos los mediáticos (y sus focas abobadas), son adictos a las piedras y sus tropiezos.  

En 2012, con alevosía, se empuja al país por un precipicio electoral, e innecesariamente se inmortaliza el mito del comandante invencible, corriéndose la arruga, como si ese rostro estirado admitiera más cirugías plásticas. No pasa un mes, y el candidato de la MUD anuncia que participará en elecciones regionales, donde misteriosamente resulta electo, fracturando toda lógica humana, teniendo que los chavistas pusieron a ganar en todo el país hasta a los marcianos; y en el mismo estado donde el candidato MUD conquista la gobernación, el régimen se hace de una mayoría aplanadora en su Consejo Legislativo ¿Sería que la dictadura estaba consolidando al líder de su oposición Prêt-à-Porter? 

Para responder, bastaría hacer un análisis de las Primarias celebradas por la MUD ese 2012. Las  organizan con el CNE del régimen, con  convocatoria abierta, para que voten todos los inscritos en el REP, incluyendo sus millones de fantasmas y los miembros del PSUV, partido político con amplia mayoría entre los partidos. Si los votos del régimen estaban entubados, algo que se cae de maduro, bastaba la orden de Chávez para que el PSUV votara en dichas Primarias por el candidato más conveniente a los intereses del régimen. Visto lo que sucedió después, esta tesis es plausible, y tan evidente, que por eso mismo se le advirtió a la MUD con mucha anticipación para que no hiciera Primarias con ese libertino espíritu de apertura; y mucho menos con un CNE que trabaja para el régimen.  

Pasamos a 2013, el año donde la irresponsabilidad de la política asciende a niveles interplanetarios. Dos sentencias burlescas exhuman el cadáver del Derecho, para clavarle dos dagas en el centro del cráneo, asegurándose que la muerte del mismo sea cantinfléricamente reincidente.  Ese crimen exponencial del oficio legal hace posible la candidatura de un personaje que no reunía las mínimas condiciones constitucionales para optar al cargo presidencial, ni siquiera en el tema elemental de la nacionalidad. 

Pero los oídos de la política, cuando se trata de estas denuncias, se vuelven sordos y la vista sucumbe a penumbras absolutistas.

Ante las evidentes irregularidades (mismas de 2012), el papelón del año anterior y el clamor de la calle, al mismo candidato de la MUD no le queda otra alternativa que cantar el fraude fosforescente. Pero seguidamente hace lo necesario para aplacar las protestas y convence al país de que el régimen esta vez no se saldría con las suyas.  

¿Cuánto tiempo le duró la promesa? 

Unos meses, los suficientes para entrampar al país en un nuevo proceso electoral,  que batiendo los récords de la insuficiencia de criterio transforman en plebiscito, quizás (y este “quizás” es diplomático) para legitimar a un presidente que hasta los gatos nocturnos que deambulan por los basureros consideraban un fraude.  Y como si esta legitimación no fuera suficiente, el eterno candidato de la MUD y sus aliados, los alcaldes electos, asisten a reuniones en Miraflores y se fotografían de manos agarradas y sonrisas de admiración con el señor Maduro, el nuevo campeón de las mentiras y ficha reluciente del Foro de Sao Paulo.  

Y aquí en esta historia, no hay miembro de la MUD que salga ileso, incluyendo al trio de los “disidentes”, que una y otra vez participaron en las farsas electorales, promoviéndolas como seguras, silenciando las denuncias, bailando a pierna suelta en las fiestas de los espejos, donde los magos se multiplican y los sombreros rebosan de conejos saltarines.  

Las calles se calientan, porque estas fiestas de la MUD se vuelven demasiado exclusivas, y brota en toda Venezuela un espíritu de hartazgo que se transforma en fuego, en el calor que derrite máscaras. 

2014 se inaugura con aires frescos, porque por primera vez en años el circo electoral no visita al país. Al no haber espectáculo de trapecistas y enanos, mujeres barbudas y elefantes, el dinero que tapa las bocas y cierra los ojos, deja de circular, por lo que su efecto perverso no actúa como bombero de las calles.  

Crecen las protestas, se suman los estados,  espontáneamente se organiza la gente, los estudiantes se activan, aparece una nueva generación de jóvenes guerreros…la energía se escapa de la MUD, apagándola, y la política (entiéndase política al estilo criollo) parece que por fin descansará en paz, al menos por un tiempo.  

Y como el rating ya no le acompaña, algo tiene que hacer esa MUD para conservar su protagonismo,  ese negocio es para ellos demasiado bueno para perderlo.  La ola de la calle amenaza con volverse un tsunami, y justo en ese momento,  el trío de los “disidentes” marca su distancia, se pone los bermudas y el bikini, para ser surfistas estelares de los mares de libertad que están inundando a Venezuela.  

No hay elecciones, entonces inventan una cosa que llaman “la salida”.  Siendo la MUD un animal electoral, en estos tiempos su hibernación era obligatoria. Pero como un as en la manga, salen de su núcleo estos tres surfistas, el trío de los “disidentes”. Cada uno a su manera, los “disidentes”  deciden cantar en el coro de los radicales, esos que tanto atacaron en el pasado, pero a los que irremediablemente les llegaba su hora, porque todas las mentiras tienen patas cortas, y la verdad de los “radicales” es de verdad.  

Las calles se vuelven escombros, humo y sangre, la dictadura arrecia con todas su fuerza y el mundo toma nota. Por vez primera, aquellos que tenemos más de una década llamando a este régimen por su nombre dejamos de ser el “tonto de la colina” (recordando a Lennon), solitarios pincha globos en las piñatas de la MUD. Como por arte de magia, la palabra “dictadura” dejó de ser pecado mortal en boca de políticos, y los surfistas se atrevieron a pronunciarla, con un eco internacional que abrazó nuestra causa libertaria.  

Pero el ADN que compone la genética de la MUD es terco, muy testarudo.  Los “disidentes”   conquistaron corazones, impusieron el protagonismo que no iban a soltar, y una vez colados en  el mundo radical, decidieron activar sus genes atávicos y la historia comienza a cambiar, sutilmente primero, desoladoramente después.  

Uno de los “disidentes” se disuelve en la MUD tradicional, el peso de su mochila cargaba demasiados esqueletos para que su estilo fuera diferente. El otro rompe toda expectativa, y decide voluntariamente entregarse a los brazos abiertos del enemigo, aceptando así su autoridad ilegítima y declarando a la prensa que lo hizo, entre otras razones, porque su vida corría peligro y el régimen que lo encarcelaría había jurado protegerlo. 

Anulados los primeros dos, quedaba un tercero, surfeando esa ola que cada día se volvía más pequeña, porque la MUD se hizo luna y como tal afectó las mareas.  Al efecto del diálogo con la dictadura, uno que nadie pidió pero igual se impuso, el tercer “disidente” decide viajar por el mundo llevando el mensaje correcto. Por fin parecía que un miembro de la MUD, “disidente” ahora, pero miembro al fin, estaba haciendo lo necesario para ganarse el título genuino de “Opositor”,  hablando de dictadura, tiranía y violación de Derechos Humanos.  

Mientras duraban esos viajes, aquí la MUD se sintió rara y decidió actuar en consecuencia.  Hizo dos cosas. Primero, intensificó la chifladura de dialogar con tiranos, lo que no es otra cosa que la defensa de sus intereses particulares,  secuestrando el espíritu de la calle y endilgándose una representatividad del mismo que es tan desvergonzada como ficticia. Y segundo, la MUD le hace carantoñas al régimen y feliz acepta la inaceptable remoción de dos de sus alcaldes. ¿Feliz? Por supuesto, y mucho. 

La remoción de esas dos figuras, le permitió a la MUD salir de su hibernación electoral y nuevamente montar su carpa, con todos sus enanos y trapecistas deseosos de hacer lo que mejor hacen, participar en el mundo de los trucos, donde los magos y sus conejos reinan, mientras el atontado público aplaude.  Este circo legitimador vendió  sus entradas para una doble función: Legitimar la sentencia burlesca que removió a los alcaldes; y engrasar, con grasas perdurables, la maquinaria fraudulenta de un CNE al que ninguno que no sea su cómplice le cree ni un padre nuestro.  

“Show most go on”… el show debe continuar, y la MUD es experta en estas lides. El espectáculo de espejos logró su objetivo, nunca una luna fue tan efectiva en el arte de manipular las mareas, y en este caso el tsunami que seguro sería, de repente se volvió un lago de paz, con cisnes y garzas incluidas.  

Sin ola que surfear, el sobreviviente del trío de los “disidentes” guardó su tabla, se secó el agua del cuerpo y regresó al closet, donde escogió el traje que vestiría, uno que al ponérselo desempolva al dedo morado, pero esta vez con otro nombre: “Constituyente”. 

La Constituyente es el dedo purpúreo del año 2014. Aquel índice colorado hizo magia para en un día pulverizar la labor de años, regresándole otra vez el velo a la bruja más fea de todas, la que atornilla al régimen y lo maquilla, bonito para que luzca demócrata y justo.  Y la versión de 2014, es igual de perniciosa, quizás mucho peor; porque esta vez se hizo una labor diplomática que contaminó al planeta entero, al menos Latinoamérica, Norteamérica y Europa.  

Este tercer “disidente” visitó esos foros, pronunció discursos, seductoramente posicionó un mensaje que finalmente dio en el clavo, la flecha que se disparó al blanco. Una vez logrado esa suerte de milagro, ¿qué hace? Se entarima, porque las tarimas al parecer ejercen una atracción irresistible, y clama a todo pulmón que la famosa “salida” no es otra cosa que el precipicio de siempre, esta vez el abismo final. “Salir democráticamente” de una dictadura que asesina, tortura, viola y desaparece a la juventud venezolana, es la propuesta de este dedo mágico, que tiene la capacidad de atrapar a muchos inocentes en una red para luego soltarlos, como peces de aletas jadeantes y moribundo respirar, en la cubierta de un barco que se abandona a su suerte, la maldición de Neptuno hecha política.  

Y la comunidad internacional cierra la boca… “¿Acaso quien propone esta “salida” no es la misma persona que nos visitó?” Imaginan en todos estos países, que si el paladín de la libertad, la musa que cantó: “dictadura”,  ahora propone esta “solución”, entonces significa que efectivamente en Venezuela esa “dictadura” como que no es tan mala, y admite soluciones “democráticas”… la trampa otra vez se puso fea… muy fea. 

¿Cómo se propone una Constituyente en medio del Apocalipsis?  

¿Cómo se solicita la renuncia de un tirano comunista que se robó las elecciones y en consecuencia no tiene cargo al cual renunciar? 

¿Cómo se proponen elecciones presidenciales dentro de un agujero negro de sapos y serpientes? 

¿De qué manera se sale de un régimen asesino y comunista (redundancia), desplazando a una de sus fichas pero dejando intactas a las demás? 

¿Quiénes serán esos constituyentistas que tendrán la capacidad de los dioses?, porque solamente un dios tendría la habilidad de plasmar en un librito (que llaman “constitución”) la solución a todos y cada uno de los problemas de una nación extraviada, con sus poderes públicos secuestrados y arrodillada en cueros a una tiranía extranjera.  

¿Qué fuerza del Olimpo bajará a Venezuela para elegir a esos constituyentistas, pasándose por alto las trampas mortales que durante quince años han socavado la vida del país? 

Ese dedo colorado, tubito incandescente que vuelve a una patética dictadura en el Ultraman de las democracias del continente,  nunca fue más chiflado, pero esa chifladura es costosa, demasiado cara para que esta vez no sea frenada, en seco.  

¿Quiénes harán esta difícil tarea de frenos? 

¿A quiénes toca abordar este barco a la deriva y capitanearlo hacia las costas de Libertad? 

La respuesta es esperanzadora.  Estos quince años de dolor, tinieblas de las que ha brotado lo peor de un país, paradójicamente han parido una nueva generación de guerreros, iluminada con luces brillantes y corazones fuertes. 

Esta Venezuela futura está representada por una juventud que ha crecido en la penumbra, y por eso tuvo que esmerarse en cultivar luces que iluminaran esas cuevas, y corazones que las sobrevivieran. Jóvenes que inspiran y traen consigo las respuestas. Son portadores de la llave y están vacunados contra los circos; no escuchan su ruido y tampoco el canto de las sirenas de una MUD que se ahoga en sus propias aguas.

Los meses que vienen son cruciales. La juventud lo sabe y está actuando. Nuevos interlocutores surgirán en estos  tiempos, voces que constituirán una oposición genuina, “la Resistencia”; capaz de articular estrategias óptimas para confrontar los males que nos aniquilan.  La experiencia existe, son años de lucha, un recorrido de lujo a través de las pailas del infierno, que condenaron a muchos pero no a todos, afortunadamente. 

Venezuela merece despertarse de esta pesadilla, que nos atrapa sin excepción con sus hienas de dientes picudos y sapos morados, que saltan incansablemente.  

Hay sufrimiento, demasiado. Sin contabilizar los años anteriores, solamente este primer semestre de 2014 ha puesto en evidencia a un régimen que no valora la vida, cruel hasta la médula y ambicioso como el peor de los mafiosos.  Se trata de un sistema que hace mucho tiempo hubiera caído, a no ser por tanto circo y canto de sirena, por tanto disfraz; tanta, pero tanta, mentira.  

¿Responderemos a nuestro duelo aceptando chifladuras? ¿Tienen estos seis meses vuelta atrás? 

Los hombres libres no respondemos a esclavos. El que quiera esclavitud tiene derecho a tenerla, pero no imponérsela ni a un solo hombre libre.  

¿Desde cuándo son los esclavos a voluntad quienes deciden sobre la libertad de los hombres libres? 

¿Puede someterse a consulta la libertad de un Hombre? 

¿Acaso existen instituciones capaces de borrar la libertad y decretar la esclavitud? 

Si un solo Hombre libre respira, ese Hombre tiene derecho, y el deber, de imponerse ante cualquier intento de arrebatarle su libertad. El gran “error” de los “demócratas” venezolanos es no querer entender la naturaleza humana, y el decálogo de derechos y obligaciones que se desprende de la misma.
  
La libertad es el rasgo diferenciador que tenemos con los animales. Es fruto de la razón, es el motor de la mente, su ejercicio permite escoger el rumbo de nuestro destino.  

Un régimen como el que somete a Venezuela es un sistema que destruye la libertad de los Hombres, reduciéndolos a esclavos, seres inútiles que vagan por la vida sin entender dónde están parados, sin intuir siquiera el motivo de su existencia. Se trata de un régimen inaceptable para los hombres y mujeres libres y eso lo reconoce la filosofía occidental, nuestra herencia greco romana y no la estalinista, esa que signa a los tiranos que secuestraron al país. 

El derecho a la rebelión, más que un derecho, es una obligación. Nadie que se respete a sí mismo y entienda el valor de su libertad, reconoce autoridad a quien busca privarlo de lo más sagrado de su existencia.  Los Hombres libres tenemos el deber con nuestra naturaleza de hacerle caso, y en efecto hacer lo necesario para que la misma se desarrolle como le corresponde. 

“Elecciones”; “referéndums”; “enmiendas”; “constituyentes”… son palabras distintas que significan lo mismo: una excusa para seguir tolerando lo inaceptable, para seguir permitiendo lo que nunca hemos debido permitir. 

La libertad no se consulta, no se negocia, no se somete a la voluntad de las mayorías… la libertad es lo que nos salva de la vida animal, y no queremos ser animales, bestias, tan semejantes a quienes pretenden imponer estos sistemas que asfixian. 

El derecho a la rebelión trasciende cualquier letra muerta, discurso o maniobra política. No existe fuerza en el mundo capaz de someter al Hombre y volverlo bestia, a menos ninguna fuerza que logre hacerlo si hay voluntad para evitarlo. 

¿Y existe esta voluntad? 

Sin duda alguna. Los jóvenes venezolanos no se han jugado la vida en las calles para regresar al mundo de los espejos, donde los magos reinan y el público es bobo.  Nuestros muchachos, cientos, miles y miles de jóvenes,  han dado muestras de un valor y una voluntad heroica, que merece un premio y ese premio no es una constituyente. 

Los próximos meses deberán atraer a lo mejor de Venezuela.  El tiempo es un lujo que no tenemos. Si suficientes hombres y mujeres libres nos organizamos y ejercemos activamente nuestro deber de rebelarnos, la libertad conquistará el poder y se hará una transición que permita poner orden y re institucionalizar al país…

… y así podremos aspirar a tener una democracia, que sin libertad es una quimera. 

Este es el reto.  ¡Libertad o nada!



LO MAS VISTO EN ESTA SEMANA

Etiquetas

@_kiwii7 11A ADOLFO P. SALGUEIRO Agustin Blanco Muñoz Agustín Laje Alberto Franceschi Alberto Lossada Sardi Alejandro Guerra Alejandro Peña Esclusa Alejandro Sosa Alfredo Coronil-Hartmann Alfredo García Deffendini Alfredo Weill ALICIA FREILICH Ana Diaz Ana Maria Da Costa Andres Reynaldo Anibal Romero Antonio Nicolás Briceño Braun Archivos e informes Argentina Arianna Arteaga Quintero Armando Duran Arteaga Sanchez Caracas CSI Carlos Alberto Montaner Carolina Arnone cne Colaboracionismo Comunicados y Notas de Prensa comunismo Cosme Beccar Varela Cristal Montañez cuba Daniel Comisso Urdaneta Daniel Pérez David Guenni DD HH Delfin Gomez Parra Diego Augusto Loyo Rosales documentos dtv oficial Eddie Ramirez Edgardo Ricciuti Eduardo Mackenzie educación eleecciones Elias Buchszer Cabriles Eligio Cedeño Elinor Montes Entrevistas Eric Ekval ESDATA especiales Europa Exilio FAES Federico Boccanera Felipe Rodriguez Fernando C. Rodríguez Franklin Brito Franzel Delgado Senior Frate Frater America fraude Frente nacional de abogados FUNDEPRO Genaro Mosquera Gerardo Resplandro Gral. Angel Vivas Perdomo guerrilla Guillermo Salas Gustavo Arraiz Gustavo Coronel Honduras Hugo Álvarez Pifano Humberto Maio Ignacio Gainzarain Imágenes y palabras de una realidad Iván Simonovis Jackeline Sandoval Jesús Antonio Petit Joaquín Chaffardet Jorge Rojas Jose Antonio Colina Jose Domingo Blanco "Mingo" Jose Machillanda Jose Piñera JOSÉ TORO HARDY Juan Bautista Guevara Juan C. Sosa-Azpúrua Junta Patriotica Estudiantil y Popular Laura Prada Lazaro Forero León Arismendi letras Letras en la Oscuridad leyes ludwin moreno Luis Betancourt Oteyza Luis de Lion Luis Jose Uzcategui Luis Manuel Aguana Luis Marín Macky Arenas Manuel De la Cruz María Angélica Quintana Mario Iván Carratú Molina Marisol Bolet Marisol Sarria Pietri Martha Colmenares Miguel Ángel Quevedo Miguel Fierro Monica Corrales mujeresdenegro nazismo Nelson Ramirez Noel Alejandro Leal Rojas Numa Frias Mileo ORDEN Orlando Viera-Blanco Oswaldo Alvarez Paz Otoniel Guevara Otto Gebauer Ovidio Pogioli Pablo Sanchez Pavel Quintero Pedro Carmona Peru Pilar Rahola PLINIO APULEYO MENDOZA Prisionero Politico Rafael Muci-Mendoza Rainiero Herrada Ricardo L. Suárez Robert Alonso Roderick Navarro Roger. Noriega Rolando Guevara Romulo Lares Romulo Lares; Letras en la Oscuridad Sammy Landaeta Millán Sandra Añez Silvia Schanely de Suárez Soportes Soso Rojas Soy un PP TAHIANNY PISANI Tamara Suju Teodulo Lopez Melendez Tiago Da Costa Valentin Arenas Vasco da Costa VenEconomía VenEuropa Venezuela Futura Victor R. Azuaje Videos Vivian Akel H. Viviana Padelin VotoLimpio Yuce Coronado