Edgardo Ricciuti / EL TABÚ DE LA VIOLENCIA


8/5/14



Cada época histórica ostenta modelos conductuales que pretenden imponerse como dogmas. Hoy en día, uno de los que más condiciona a la sociedad venezolana es el de “la no violencia”.

Aunque lo que se vive en Venezuela no es una guerra en el sentido convencional, es imprescindible tratar de trazar un mapa desapasionado sobre algunos de los principios básicos sobre lo que impulsa al hombre a recurrir a la violencia para la solución de conflictos.

Puede ser de mucha utilidad lo que afirma Michael Walzer, cuando diferencia el derecho de emprender una guerra (ius ad bellum) del cómo se la conduce en la práctica (ius in bello).

En el primer caso, uno de los principales derechos que justifican un conflicto es la autodefensa, es decir, el derecho individual que legitima las acciones de cada ser para salvaguardar su integridad personal o la de otros.

En el segundo caso, se discuten las interrogantes sobre los métodos aceptados que se utilizan en el conflicto para lograr el objetivo final.

¿Podríamos aceptar, entonces, que es “natural” la utilización de la violencia en defensa propia cuando se hace imposible un entendimiento sobre la base del respeto mutuo porque una de las partes impone violentamente su cosmovisión del existir sobre la otra? Según los teóricos del Iusnaturalismo, la respuesta es sí, pues no existe razón alguna que justifique dictámenes arbitrarios por parte de Estado o régimen político alguno.

Más aun, cuando los que ejercen el poder utilizan a las fuerzas militares para imponerse con violencia, desvirtuando el verdadero rol que poseen dichas instituciones, que es el de proteger la soberanía de la Nación, e incluso, más aún tratándose de fuerzas mercenarias carentes de toda ética o conocimiento del ius in bello, la autodefensa de los ciudadanos emerge como una consecuencia natural y lógica.

Es ingenuo pensar que una dictadura pueda comprometerse en un ejercicio plural de la política y, más ingenuo aún, que pueda verse perturbada por la no-violencia.

Una no-violencia dogmática beneficia a los poderes dominantes, cuyo único peligro radica en la desobediencia, el desconocimiento de las instituciones y el caos generalizado. Convencer a los titulares del poder a no rebelarse, esperanzándolos con sueños mesiánico-platónicos de distensión, diálogos que en realidad son simples negociaciones de cúpulas, amor al prójimo y cuanto fetiche inútil exista, resulta el más útil de los instrumentos para la dominación de todo grupo de poder, que en el caso venezolano, agrupa a los dirigentes del régimen y a su mediática oposición.

El desestimar el hecho de que la violencia es siempre el resultado de procesos políticos desacertados, el no querer entender o no querer ver que es siempre el efecto de prácticas despóticas que imposibilitan la canalización de demandas, lo alimenta exponencialmente, abriéndole paso a procesos cuyas consecuencias no son fácilmente predecibles, dándole así suma vigencia a la famosa frase de Carl von Clausewitz: “La guerra es la continuación de la política por otros medios”.




LO MAS VISTO EN ESTA SEMANA

Etiquetas

@_kiwii7 11A ADOLFO P. SALGUEIRO Agustin Blanco Muñoz Agustín Laje Alberto Franceschi Alberto Lossada Sardi Alejandro Guerra Alejandro Peña Esclusa Alejandro Sosa Alfredo Coronil-Hartmann Alfredo García Deffendini Alfredo Weill ALICIA FREILICH Ana Diaz Ana Maria Da Costa Andres Reynaldo Anibal Romero Antonio Nicolás Briceño Braun Archivos e informes Argentina Arianna Arteaga Quintero Armando Duran Arteaga Sanchez Caracas CSI Carlos Alberto Montaner Carolina Arnone cne Colaboracionismo Comunicados y Notas de Prensa comunismo Cosme Beccar Varela Cristal Montañez cuba Daniel Comisso Urdaneta Daniel Pérez David Guenni DD HH Delfin Gomez Parra Diego Augusto Loyo Rosales documentos dtv oficial Eddie Ramirez Edgardo Ricciuti Eduardo Mackenzie educación eleecciones Elias Buchszer Cabriles Eligio Cedeño Elinor Montes Entrevistas Eric Ekval ESDATA especiales Europa Exilio FAES Federico Boccanera Felipe Rodriguez Fernando C. Rodríguez Franklin Brito Franzel Delgado Senior Frate Frater America fraude Frente nacional de abogados FUNDEPRO Genaro Mosquera Gerardo Resplandro Gral. Angel Vivas Perdomo guerrilla Guillermo Salas Gustavo Arraiz Gustavo Coronel Honduras Hugo Álvarez Pifano Humberto Maio Ignacio Gainzarain Imágenes y palabras de una realidad Iván Simonovis Jackeline Sandoval Jesús Antonio Petit Joaquín Chaffardet Jorge Rojas Jose Antonio Colina Jose Domingo Blanco "Mingo" Jose Machillanda Jose Piñera JOSÉ TORO HARDY Juan Bautista Guevara Juan C. Sosa-Azpúrua Junta Patriotica Estudiantil y Popular Laura Prada Lazaro Forero León Arismendi letras Letras en la Oscuridad leyes ludwin moreno Luis Betancourt Oteyza Luis de Lion Luis Jose Uzcategui Luis Manuel Aguana Luis Marín Macky Arenas Manuel De la Cruz María Angélica Quintana Mario Iván Carratú Molina Marisol Bolet Marisol Sarria Pietri Martha Colmenares Miguel Ángel Quevedo Miguel Fierro Monica Corrales mujeresdenegro nazismo Nelson Ramirez Noel Alejandro Leal Rojas Numa Frias Mileo ORDEN Orlando Viera-Blanco Oswaldo Alvarez Paz Otoniel Guevara Otto Gebauer Ovidio Pogioli Pablo Sanchez Pavel Quintero Pedro Carmona Peru Pilar Rahola PLINIO APULEYO MENDOZA Prisionero Politico Rafael Muci-Mendoza Rainiero Herrada Ricardo L. Suárez Robert Alonso Roderick Navarro Roger. Noriega Rolando Guevara Romulo Lares Romulo Lares; Letras en la Oscuridad Sammy Landaeta Millán Sandra Añez Silvia Schanely de Suárez Soportes Soso Rojas Soy un PP TAHIANNY PISANI Tamara Suju Teodulo Lopez Melendez Tiago Da Costa Valentin Arenas Vasco da Costa VenEconomía VenEuropa Venezuela Futura Victor R. Azuaje Videos Vivian Akel H. Viviana Padelin VotoLimpio Yuce Coronado