Edgardo Ricciuti / ¿Qué tan perfecto es el tiempo de dios?


8/1/14


Lo que se entendía como esperar pasivamente para el logro de ciertos objetivos políticos caducó hace unos meses atrás. Se entendía, en aquel momento, que lo estaba por ocurrir ya estaba predestinado y por eso debíamos dejarlo en manos de Dios, pues su tiempo era perfecto.

Este período denominado el “tiempo de dios” por un pseudo político venezolano tuvo como objetivo principal adormecer y paralizar al Hombre noble; a saber, aquel que busca, encuentra y modifica su destino en aras de enaltecer su existencia. Tenemos dos cosmovisiones que responden a fases históricas: la medieval donde los hombres vegetan y asumen pasivamente todas sus desgracias porque esa es la voluntad de Dios, y la moderna, donde el hombre deja atrás esa pasividad y resignación para elevarse como hombre virtuoso que alcanza la meta que él considera justa, que modifica su devenir.

El hombre del Renacimiento puede cambiar su destino; su virtù será el instrumento para frenar la decadencia “natural” de las estructuras políticas y de los Estados. No se debe esperar nada del fatum o sea del destino. Al contrario, con una actitud osada y activa, se pueden doblegar a nuestro favor todas las situaciones que eran al comienzo adversas.

Con esta nueva potencialidad del quehacer político, se trastoca e invierte toda premisa medieval de la existencia, según la cual las relaciones sociales y políticas debían estar sujetas al fatum, a la voluntad de Dios.

Ante esta visión rancia, renace un hombre que se considera arquitecto de la política,  que despierta el sentido práctico hacia nuevos horizontes mediante la planificación, la estrategia y la razón.

Resurge literalmente el hombre protagonista que descubre su individualidad fuera y por encima de la del colectivo corporativo y comunitarista medieval, con anhelos y aspiraciones de trascender, ya no a través de una vida dedicada a la caridad, al martirio, al perdón y a la pusilanimidad para ganarse un premio post-mortem, sino por el logro de gestas virtuosas que le procuren gloria a su existencia terrenal, inspiradas y derivadas de la herencia cultural de la concepción helénica-homérica y/o del republicanismo romano.

Niccolò Machiavelli interpreta el estereotipo perfecto de una voluntad humana activa que no podía enfocarse en una moral cristiana para la resolución de los asuntos políticos, principalmente por dos razones: la primera, por la inconsistencia de consideraciones teológicas para la conformación de un orden social,  basadas en la bondad, la sumisión y la fatalidad de inspiración contrarias al hombre político desprovisto de dicha moral; y en segundo lugar, por la disonancia existente entre los principios de la moral cristiana y el proceder político institucional de las estructuras de poder (la inminencia del período de la Reforma con Lutero lo demostraría).

La consistencia de la visión honorable del hombre que forja su destino, resulta mucho más coherente que el perseguir hipócritamente falsas realidades o utopías ilusorias basadas en premisas que disfrazan idealmente a la realidad. Naturalmente, esta es una perspectiva de valores totalmente contrarios a los expuestos siglos atrás, sobretodo por San Agustín, cuya enseñanza cristiana destruyó el espíritu cívico de los hombres para hacerlos más proclives y dóciles ante las arbitrariedades de los déspotas.

El hombre político de profunda vocación civilista y realista transforma su destino con osadía, revirtiendo a su favor todo obstáculo. Este tipo de hombre que abandona las tinieblas de la superstición, que supera el temor de lo inexplicable, que se mueve por una fe en sí mismo, que ve a la muerte como parte de la vida sustituye desde hace cinco siglos al que pasivamente languidece ante “el tiempo de dios”.



LO MAS VISTO EN ESTA SEMANA

Etiquetas

@_kiwii7 11A ADOLFO P. SALGUEIRO Agustin Blanco Muñoz Agustín Laje Alberto Franceschi Alberto Lossada Sardi Alejandro Guerra Alejandro Peña Esclusa Alejandro Sosa Alfredo Coronil-Hartmann Alfredo García Deffendini Alfredo Weill ALICIA FREILICH Ana Diaz Ana Maria Da Costa Andres Reynaldo Anibal Romero Antonio Nicolás Briceño Braun Archivos e informes Argentina Arianna Arteaga Quintero Armando Duran Arteaga Sanchez Caracas CSI Carlos Alberto Montaner Carolina Arnone cne Colaboracionismo Comunicados y Notas de Prensa comunismo Cosme Beccar Varela Cristal Montañez cuba Daniel Comisso Urdaneta Daniel Pérez David Guenni DD HH Delfin Gomez Parra Diego Augusto Loyo Rosales documentos dtv oficial Eddie Ramirez Edgardo Ricciuti Eduardo Mackenzie educación eleecciones Elias Buchszer Cabriles Eligio Cedeño Elinor Montes Entrevistas Eric Ekval ESDATA especiales Europa Exilio FAES Federico Boccanera Felipe Rodriguez Fernando C. Rodríguez Franklin Brito Franzel Delgado Senior Frate Frater America fraude Frente nacional de abogados FUNDEPRO Genaro Mosquera Gerardo Resplandro Gral. Angel Vivas Perdomo guerrilla Guillermo Salas Gustavo Arraiz Gustavo Coronel Honduras Hugo Álvarez Pifano Humberto Maio Ignacio Gainzarain Imágenes y palabras de una realidad Iván Simonovis Jackeline Sandoval Jesús Antonio Petit Joaquín Chaffardet Jorge Rojas Jose Antonio Colina Jose Domingo Blanco "Mingo" Jose Machillanda Jose Piñera JOSÉ TORO HARDY Juan Bautista Guevara Juan C. Sosa-Azpúrua Junta Patriotica Estudiantil y Popular Laura Prada Lazaro Forero León Arismendi letras Letras en la Oscuridad leyes ludwin moreno Luis Betancourt Oteyza Luis de Lion Luis Jose Uzcategui Luis Manuel Aguana Luis Marín Macky Arenas Manuel De la Cruz María Angélica Quintana Mario Iván Carratú Molina Marisol Bolet Marisol Sarria Pietri Martha Colmenares Miguel Ángel Quevedo Miguel Fierro Monica Corrales mujeresdenegro nazismo Nelson Ramirez Noel Alejandro Leal Rojas Numa Frias Mileo ORDEN Orlando Viera-Blanco Oswaldo Alvarez Paz Otoniel Guevara Otto Gebauer Ovidio Pogioli Pablo Sanchez Pavel Quintero Pedro Carmona Peru Pilar Rahola PLINIO APULEYO MENDOZA Prisionero Politico Rafael Muci-Mendoza Rainiero Herrada Ricardo L. Suárez Robert Alonso Roderick Navarro Roger. Noriega Rolando Guevara Romulo Lares Romulo Lares; Letras en la Oscuridad Sammy Landaeta Millán Sandra Añez Silvia Schanely de Suárez Soportes Soso Rojas Soy un PP TAHIANNY PISANI Tamara Suju Teodulo Lopez Melendez Tiago Da Costa Valentin Arenas Vasco da Costa VenEconomía VenEuropa Venezuela Futura Victor R. Azuaje Videos Vivian Akel H. Viviana Padelin VotoLimpio Yuce Coronado