Luis Marín / RÉQUIEM POR LA UCV


3/6/12


La Cátedra Pío Tamayo de Historia Actual ha planteado dos preguntas apremiantes: ¿Por qué suspende la Comisión Electoral de la UCV las elecciones rectorales? ¿Se defiende así la Autonomía Universitaria?

Formalmente, la Comisión Electoral suspendió el proceso comicial con base en la Sentencia 83, de fecha 17-05-12, mediante la cual la Sala Electoral del TSJ condenó al Consejo Universitario en pleno y le impuso una multa de 200 Unidades Tributarias a sus miembros (no oficialistas) por presunto desacato de la Sentencia 104, del 10-08-11, que a su vez ordenaba no realizar ningún proceso electoral hasta tanto no se dictara un nuevo reglamento electoral, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 34, numeral 3 de la Ley Orgánica de Educación.

La primera curiosidad es que la sedicente Sentencia 83 había sido suspendida en todos sus efectos por decisión de la Sala Constitucional, del 21-05-12, que se avocó al conocimiento del caso mediante el no menos curioso mecanismo de la “notoriedad judicial”, que es una especie de notitia criminis, para no decir que nadie se lo había pedido, al menos aparentemente.

De manera que la suspensión no tiene sustento alguno y si se acata la sedicente sentencia 83, se está desacatando la otra sentencia de la Sala Constitucional; pero estos detalles jurídicos no parecen importarle a nadie.

La parte sustancial es que el CU está atrapado en un dilema insoluble que puede resumirse así: afirmar la Autonomía de la Universidad ateniéndose a todas las consecuencias (una inmolación positiva); o capitular ante la presión del régimen, dictando un reglamento electoral a todas luces inconstitucional e ilegal y repugnante a la conciencia universitaria (una inmolación negativa).

Aunque es difícil imaginarse a la rectora saliendo esposada de la UCV, con los demás miembros del CU como reos de delitos inexistentes, hacia una de esas confortables cárceles de Venezuela; es cierto que la Sala Electoral remitió el expediente a la Fiscalía, alegando visos de carácter penal y habiendo asumido el caso la Sala Constitucional, como una espada de Damocles, no es como para sentirse tranquilos.

Así han sacado a la juez Afiuni, a políticos y empresarios que ni se hubiera soñado que se pudiera hacer y el país “bien gracias”, como si nada hubiera ocurrido.

El final de la historia es que no se encuentra término medio entre el sacrificio físico o moral de las autoridades, como no sea confeccionar un vergonzoso reglamento de transacción, con participación paritaria universal pero “ponderados”, que no satisface a ninguna de las partes en juego, ni será aceptado por nadie en el público.

Por último, lo que sería la solución criolla típica: “Correr la arruga”, unos mesecitos más, para llegar al 7 de octubre cuando, como se sabe, parirá la abuela, se cuadrará el círculo y, por fin, la montaña vendrá a Mahoma.

DE UNA ILEGALIDAD A OTRA

El profesor Absalón Méndez apunta hacia un hecho tan notorio que nadie se atreve a hablar de él y es que de 11 decanos 9 son interinos y a partir del 20 de junio, de hecho, todas las autoridades de la universidad serán interinas. Un interinato equivale a una intervención, como en aquellos lejanos tiempos del doctor Caldera.

La suspensión de las elecciones parece un problema menor frente al otro tema de la Autonomía, que se revela como un discurso vacío, porque ya es un hecho que la Universidad no es autónoma.

Para comprobarlo basta comparar el artículo 9 de la vigente Ley de Universidades, con el 109 de la Constitución y el 34 de la Ley Orgánica de Educación.

Allí se verá palmariamente cómo se ha venido desdibujando la Autonomía, de una concreta y consistente, en todos su extremos: como Autonomía Organizativa, para dictar sus normas internas; Académica, para planificar, organizar y realizar sus programas de investigación, docente y de extensión, que fueren necesarios para el cumplimiento de sus fines; Administrativa, para elegir y nombrar sus autoridades y designar su personal docente, de investigación y administrativo; Económica y Financiera, para organizar y administrar su patrimonio.

Hasta llegar a convertirse en un fantasma como eso de “libertad intelectual” o “actividad teórico-práctica” que aparece en el citado artículo 34 de la LOE, que el TSJ quiere imponerle a las Universidades Autónomas.

El problema no es la participación en la elección de sus autoridades de los diversos sectores que hacen vida en la universidad, porque eso no es nada nuevo, sino parte de una vieja lucha interna, que bien puede resolverse con métodos universitarios.

El problema está en la mentira, el engaño, la manipulación con que se está manejando el asunto. La verdad, debimos seguir con nuestro proceso electoral como estaba previsto, elegir a las autoridades como manda la Ley de Universidades, que está vigente, y luego que el gobierno haga lo que le parezca.

Pero no, se suspenden las elecciones y el CU no asume su responsabilidad sino que dice que la Comisión Electoral es autónoma en sus decisiones y eso es otra gran mentira.

Dicho sea al margen, la Ley de Educación Universitaria que debía sustituir a la actual Ley de Universidades no fue promulgada mediante lo que se llamó entonces un “veto presidencial”, para someterla a un debate nacional, lo que fue recibido con gran jolgorio por la oposición y alivio de la universidad.

El pequeño detalle es que la fórmula del “veto presidencial” no existe en la Constitución que permite devolver una ley a la Asamblea, someterla a consulta del TSJ, pero al final si no se promulga, la Asamblea puede hacerlo, sin perjuicio de la responsabilidad que le quepa al presidente  por esta omisión.

Pero otra vez, nadie se detiene en detalles jurídicos porque la conveniencia momentánea siempre suple con creces a la legalidad formal.

Con esta displicencia se interpretó la sedicente sentencia 104, que daba 75 días hábiles para su ejecución; pero la consultoría jurídica interpretó, burlándose, que “día hábil” para el CU es cada día de sesión, por tanto, 75 días se traduce como en año y medio.

El CU termina estando donde debía estar, en franca rebeldía, aunque no lo admita.

A LA DERIVA

Para el profesor Víctor Márquez, presidente de la Asociación de Profesores de la UCV, la tragedia que estamos viviendo es producto de la falta de liderazgo, en general, pero en particular del CU, que no asume las consecuencias del problema en que se metieron.

Es inconcebible pensar que se pueda tomar una decisión tan grave como ésta, de llamar a elecciones, sin haber considerado qué iba a hacer la otra parte, con qué nos iba a venir.

La APUCV asume su responsabilidad, llama a asambleas y decide seguir adelante con el cronograma electoral; pero en el ínterin el CU toma su decisión de suspender las elecciones a través de la Comisión Electoral, pero tampoco asume las consecuencias. Es mentira que la CE sea autónoma y que el CU no tenga nada que ver con sus decisiones.

Asimismo se ha determinado la estrategia del gobierno, que se resume en tres grandes lineamientos. Primero, el cerco presupuestario. Luego, incumplimiento de las normas de homologación, generando conflictividad interna, además del proceso de deterioro de las instalaciones. Tercero, la violencia, para generar un clima de ingobernabilidad.

Por su parte las autoridades siguen la agenda del gobierno, por ejemplo, eliminando el Fondo de Pensiones. Es evidente que no hay autonomía, pero por culpa de las mismas autoridades. Hemos comprobado suficientemente que es más difícil, más dura la pelea interna que la otra, frente a los enemigos externos de la Universidad.

Para el profesor Rómulo Orta, representante de los profesores ante el CU, es necesario ver el problema en forma más amplia, más allá de si se suspenden o no las elecciones. El problema es el militarismo, que se manifiesta de dos maneras. Primero, la autonomización de los militares, que se zafaron del poder civil. Segundo, la expansión del militarismo a toda la sociedad, por lo que están copando todo, de lo que no pueden escapar las universidades.

¿Qué es lo importante? Cómo insertarnos en proyectos reales. Hemos propuesto tres: el plan de gerencia; el plan estratégico y la agenda social, de superación de la pobreza según las metas del milenio propuesta por las Naciones Unidas.
En cuanto al tema de las elecciones, fueron suspendidas por la Comisión Electoral, que es autónoma en sus decisiones. El CU no tuvo nada que ver en eso.

En cuanto a los otros problemas, los resume en tres refranes populares: Deseos no empreñan. Esto no es soplar y hacer botella. El miedo es libre.

La verdad es que estamos solos. Los rectores de las otras universidades autónomas ya nos dijeron que ellos van a acatar las sentencias. Y otra cosa sería si hubieran miles de profesores y estudiantes allí de pié, dispuestos a batirse al lado de sus autoridades.

Finalmente, atacar al CU tampoco lleva a ninguna parte.

EPÍLOGO

Si alguna destreza han demostrado los nacionalsocialistas es en entrampar a la gente en callejones sin salida. Así que este atolladero no es casualidad, ni una fatalidad histórica o natural, es producto de la voluntad política del régimen militar de acabar con la universidad autónoma.

Como el principio universitario es la autonomía, el principio militar es la subordinación. Entonces, la alternativa a la universidad autónoma es aquella alineada con el proyecto político oficial adscrita a un ministerio ejecutivo, el llamado “Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria”, que tiene entre sus objetivos poner a las universidades al servicio de la construcción de la “patria socialista”.

De manera que lo de la elección de autoridades con participación de todos es un subterfugio más que conduce a la destrucción de la universidad como lo que ha sido, un ente corporativo, que reúne a profesores y estudiantes en la búsqueda de la verdad.

Como sabemos, la cualidad de miembro de una corporación está determinada por una condición objetiva, una cualidad profesional, vinculada al fin corporativo específico, como ha sido desde la Edad Media, cuando nació la universidad.

El carácter profesional es del docente, que enseña y el discente, que recibe la enseñanza. Todo lo demás es accesorio. Pretender meter allí al personal administrativo, técnico y de servicio es eliminar al ente corporativo y sustituirlo por otra cosa.

Lo irónico es que una vez hecho esto no se volverá a elegir a nadie, porque los ministros son designados como los administradores de todas las universidades alineadas con el proyecto político nacionalsocialista.

La propuesta de la UCV parte de la libertad, de docencia e investigación, porque como se ha demostrado, en materia de conocimiento y creación, lo único que funciona es el principio de autonomía, en todos sus aspectos.

Así como el otro es un pasaje expreso al fracaso, uno más de los tantos que llevamos a cuestas. En ese tren de ganado nunca se montará ningún auténtico universitario.





LO MAS VISTO EN ESTA SEMANA

Etiquetas

@_kiwii7 11A ADOLFO P. SALGUEIRO Agustin Blanco Muñoz Agustín Laje Alberto Franceschi Alberto Lossada Sardi Alejandro Guerra Alejandro Peña Esclusa Alejandro Sosa Alfredo Coronil-Hartmann Alfredo García Deffendini Alfredo Weill ALICIA FREILICH Ana Diaz Ana Maria Da Costa Andres Reynaldo Anibal Romero Antonio Nicolás Briceño Braun Archivos e informes Argentina Arianna Arteaga Quintero Armando Duran Arteaga Sanchez Caracas CSI Carlos Alberto Montaner Carolina Arnone cne Colaboracionismo Comunicados y Notas de Prensa comunismo Cosme Beccar Varela Cristal Montañez cuba Daniel Comisso Urdaneta Daniel Pérez David Guenni DD HH Delfin Gomez Parra Diego Augusto Loyo Rosales documentos dtv oficial Eddie Ramirez Edgardo Ricciuti Eduardo Mackenzie educación eleecciones Elias Buchszer Cabriles Eligio Cedeño Elinor Montes Entrevistas Eric Ekval ESDATA especiales Europa Exilio FAES Federico Boccanera Felipe Rodriguez Fernando C. Rodríguez Franklin Brito Franzel Delgado Senior Frate Frater America fraude Frente nacional de abogados FUNDEPRO Genaro Mosquera Gerardo Resplandro Gral. Angel Vivas Perdomo guerrilla Guillermo Salas Gustavo Arraiz Gustavo Coronel Honduras Hugo Álvarez Pifano Humberto Maio Ignacio Gainzarain Imágenes y palabras de una realidad Iván Simonovis Jackeline Sandoval Jesús Antonio Petit Joaquín Chaffardet Jorge Rojas Jose Antonio Colina Jose Domingo Blanco "Mingo" Jose Machillanda Jose Piñera JOSÉ TORO HARDY Juan Bautista Guevara Juan C. Sosa-Azpúrua Junta Patriotica Estudiantil y Popular Laura Prada Lazaro Forero León Arismendi letras Letras en la Oscuridad leyes ludwin moreno Luis Betancourt Oteyza Luis de Lion Luis Jose Uzcategui Luis Manuel Aguana Luis Marín Macky Arenas Manuel De la Cruz María Angélica Quintana Mario Iván Carratú Molina Marisol Bolet Marisol Sarria Pietri Martha Colmenares Miguel Ángel Quevedo Miguel Fierro Monica Corrales mujeresdenegro nazismo Nelson Ramirez Noel Alejandro Leal Rojas Numa Frias Mileo ORDEN Orlando Viera-Blanco Oswaldo Alvarez Paz Otoniel Guevara Otto Gebauer Ovidio Pogioli Pablo Sanchez Pavel Quintero Pedro Carmona Peru Pilar Rahola PLINIO APULEYO MENDOZA Prisionero Politico Rafael Muci-Mendoza Rainiero Herrada Ricardo L. Suárez Robert Alonso Roderick Navarro Roger. Noriega Rolando Guevara Romulo Lares Romulo Lares; Letras en la Oscuridad Sammy Landaeta Millán Sandra Añez Silvia Schanely de Suárez Soportes Soso Rojas Soy un PP TAHIANNY PISANI Tamara Suju Teodulo Lopez Melendez Tiago Da Costa Valentin Arenas Vasco da Costa VenEconomía VenEuropa Venezuela Futura Victor R. Azuaje Videos Vivian Akel H. Viviana Padelin VotoLimpio Yuce Coronado