Luis Marín / EL CUARTEL CONTRA LA UNIVERSIDAD





15/01/12



La historia de Venezuela se ha descrito frecuentemente como una lucha entre civilización y barbarie. A veces estas potencias ideales se representan en la oposición campo-ciudad; otras, se encarnan en la mítica polémica entre Carujo y el sabio Vargas; últimamente parece manifestarse en la confrontación entre el cuartel y la universidad, como representación de dos mundos antagónicos e irreconciliables.

Ciertamente, la vida del cuartel, como sociedad cerrada, no es compatible con la de la universidad que, como su nombre lo indica, es una sociedad abierta, donde cada afirmación puede ser contradicha, objetada, puesta en duda, en resumen, sometida a la crítica racional. La máxima del cuartel es la orden y cumplir órdenes la virtud suprema; nada más contrario al espíritu universitario, que gira en torno a la controversia y la contestación.

Desde su fundación como república, Venezuela ha estado regida siempre por dictaduras militares, con brevísimos intervalos de gobierno civil bajo tutela militar, el más largo de los cuales fue el denostado período de cuarenta años de gobierno puntofijista que significó un curioso giro del caudillo militar tradicional al caudillo civil modernizante. Tan es así que cuando los militares le retiraron su tutela el “sistema democrático” se vino abajo.

Un rasgo novedoso de la actual tiranía militarista es su carácter vergonzante. Los militares que la usufructúan parecen convencidos de que podrán prolongarla indefinidamente con la condición de que “no se note mucho”, valiéndose de camuflajes apropiados.

Hace años, los medios de comunicación independientes encontraban divertido anteponer el rango militar al nombre de ciertos altos funcionarios lo que, extrañamente, en vez de enorgullecerlos, los enfurecía, como a un jugador al que le descubren sus cartas.

Hoy en día no hay medios independientes y nadie se atreve ni siquiera a eso. Un periódico alcanzó a identificar cientos de cargos civiles desempeñados por militares, hasta en instituciones llamadas “Defensa Civil”, pero también cargos legislativos, judiciales, electorales, gobernaciones, Institutos Autónomos, Empresas del Estado, contratistas, bancos, seguros, fondos de inversión, fundaciones, distribuidoras de alimentos, bienes y servicios, centros educativos de todo nivel, incluyendo universidades.

Esta toma por asalto del propio país se realiza bajo el supuesto de que los procedimientos y métodos militares pueden hacerse extensivos a toda la sociedad, que todo funcionará más eficientemente bajo una dirección vertical y que, en general, una sociedad militarizada es mejor que la más o menos espontánea e impredecible sociedad civil.

Nada puede ser más falso, al menos en lo que nos concierne. Los principios militares por excelencia, que ellos repiten como un leitmotiv, son la disciplina y la obediencia; pero una universidad no puede funcionar así, porque su valor supremo es el pensamiento crítico.

Así como los agentes económicos no pueden responder a órdenes sino que se atienen a los imperativos de la necesidad económica; es imposible y grotesco imaginarse un cuerpo académico formado por personajes, firmes y a discreción, repitiendo a cada rato: “Sí, señor. Sí, señor. Eh… sí, señor”.

Pero la dinámica de los hechos nos ha colocado en una situación en que el papel central que está llamada a cumplir la universidad venezolana es precisamente este: la desobediencia.

La elección de sus autoridades será quizás la oportunidad más próxima y más grave para que las universidades afirmen su verdadera autonomía, que en principio es autogobierno, del que se derivan sus otras manifestaciones, reglamentaria, administrativa y académica.

Este es uno de esos raros momentos en la vida de una generación en que se revela que los valores son algo más que palabras.

CASA TOMADA

Las autoridades de la Universidad Central de Venezuela han advertido gráficamente que para allanarla no hace falta pararle un tanque en la puerta, puesto que de hecho está tomada de una manera más encubierta, aunque no menos brutal.

Como se sabe, al cerco presupuestario que la asfixia económicamente se une el cerco judicial, que impide desde la elección de las autoridades, hasta el más mínimo ejercicio de sus funciones, como tomar medidas en resguardo de la comunidad y el patrimonio, colocando unos portones, por ejemplo, o aplicar alguna sanción disciplinaria para conservar algo de decoro y respeto por sus investiduras.

El cerco legislativo, mediante instrumentos que ni siquiera tienen la forma de ley por ser manifiestamente inconstitucionales, para cercenar su autonomía y decretar “la muerte del claustro”, como declaran paladinamente seudoparlamentarios que, por cierto, han vivido siempre de esta universidad.

Último pero no menos, el cerco de bandas armadas oficialistas, que cometen toda clase de abusos y atropellos, cuando no francos delitos como robos, atracos, incluso masivos, hurtos con fractura, secuestros exprés, agresiones, sabotajes, actos de intimidación pública, chantajes y amenazas de todo género, gozando de la más absoluta impunidad y hasta de alabanzas públicas del régimen.

Todo esto en medio de un ambiente ideológico desquiciante de mentiras y tergiversaciones, demagogia y una suerte de ultrademocratismo según el cual todo el mundo es igual en todo a todo el mundo y tiene, por ejemplo, que participar en la elección de las autoridades universitarias con un rasero de igualdad total que no distingue entre profesores, estudiantes, empleados, obreros, egresados, jubilados y cualquier otro que se considere con derecho, so pena de acusaciones genéricas de discriminación y aristocratismo.

Se ha repetido muchas veces, para que nadie escuche: así como la directiva de la Asamblea Nacional es elegida por los diputados y no por empleados, obreros y personal de seguridad  de la Asamblea, sin que eso redunde en menoscabo de los derechos humanos de nadie, la universidad debe elegir sus autoridades por un cuerpo electoral habilitado en el claustro.

La verdad sea dicha, los estudiantes nunca debieron participar en el claustro, donde, por cierto, no entran profesores sin escalafón, lo cual resulta absurdo, si se quiere ser coherente con la idea original de gremio o corporación.

Pero es una larga historia que mientras la universidad estuvo controlada por el partido comunista, fueron aumentando la beligerancia del movimiento estudiantil, que también estaba controlado por la juventud comunista, para incrementar el poder del partido.

Este oportunismo comunista fue lo que abrió la puerta a la confusión actual que ya parece aceptada por todos los otros partidos y sectores universitarios como un dato de la realidad, imposible de reorientar a un cauce manejable; solamente que se acabe con la universidad, como parece que está ocurriendo, y se comience con otra cosa radicalmente distinta.

 Y este es el quid de la cuestión: la universidad como la conocíamos se ha vuelto inviable; no por ninguna fatalidad del destino, sino por el firme propósito de militares golpistas y guerrilleros comunistas de llevar hasta sus últimas consecuencias el proceso de nazificación de la universidad, esto es, convertirla en una escuela de formación político-ideológica.

Trastocar la ciencia en propaganda, para fabricar al hombre nuevo, nacionalsocialista.

LOS RITOS DEL FUEGO

El año 2011 cerró en la Universidad Central de Venezuela con el incendio de la Escuela de Antropología, el 15 de diciembre, lo que no deja de tener un alto valor simbólico. Una Escuela que tiene como centro de su actividad docente y de investigación al hombre, en su acepción más amplia, tiene que preocuparse y convertir en motivo de estudio la devoción de ciertas tribus políticas por el poder exterminador del fuego.

Esta inclinación las vincula indisolublemente con otras manifestaciones como la quema de banderas, libros, cruces, efigies humanas y eventualmente, seres humanos mismos, de los que son tan afectos los nacionalsocialistas, comunistas e islamistas.

La pregunta es, cómo se pasa de la creencia primitiva en la virtud purificadora del fuego a esta otra, negativa, aniquiladora, que exalta su poder destructor de todo lo que es adverso, de aquello que se quiere reducir a cenizas.

Ciertamente, la humanidad necesitó varios siglos para darse cuenta de que lo maléfico no estaba en unas pobres mujeres desafortunadas, sino en los magistrados de la Inquisición que las empujaban cruelmente a la hoguera.

Asimismo la creencia atávica en la purificación del fuego se trastocó en su contrario cuando elementos fanatizados la dirigieron más bien contra la cultura, el arte “degenerado”, el pensamiento y toda manifestación de la inteligencia y el espíritu libre.

Es una ironía de la historia que así como nunca se ha visto ni se verá una manifestación liberal quemando nada ni a nadie, es un hecho por evidente imposible de negar que las banderas más quemadas en el mundo son las de EEUU e Israel, que sin embargo siguen flameando con dignidad al frente de sus estados nacionales; en contraste, banderas que no fueron ni son quemadas, como la roja de la hoz y el martillo o la de la esvástica nazi, han caído de sus pedestales y ni siquiera son objeto de exhibición en ningún museo del horror.

Los escombros humeantes de la Escuela de Antropología tienen mucho que enseñarnos, porque quienes comienzan quemando edificios representativos de instituciones (como el Reichstag), terminan quemando a los seres humanos que los constituyen; así como quienes comienzan quemando libros, terminan quemando a quienes los escriben y a sus lectores.

Sin embargo, es otra ironía de la historia que quienes juegan con fuego fatalmente se consumen en sus propias llamas.





LO MAS VISTO EN ESTA SEMANA

Etiquetas

@_kiwii7 11A ADOLFO P. SALGUEIRO Agustin Blanco Muñoz Agustín Laje Alberto Franceschi Alberto Lossada Sardi Alejandro Guerra Alejandro Peña Esclusa Alejandro Sosa Alfredo Coronil-Hartmann Alfredo García Deffendini Alfredo Weill ALICIA FREILICH Ana Diaz Ana Maria Da Costa Andres Reynaldo Anibal Romero Antonio Nicolás Briceño Braun Archivos e informes Argentina Arianna Arteaga Quintero Armando Duran Arteaga Sanchez Caracas CSI Carlos Alberto Montaner Carolina Arnone cne Colaboracionismo Comunicados y Notas de Prensa comunismo Cosme Beccar Varela Cristal Montañez cuba Daniel Comisso Urdaneta Daniel Pérez David Guenni DD HH Delfin Gomez Parra Diego Augusto Loyo Rosales documentos dtv oficial Eddie Ramirez Edgardo Ricciuti Eduardo Mackenzie educación eleecciones Elias Buchszer Cabriles Eligio Cedeño Elinor Montes Entrevistas Eric Ekval ESDATA especiales Europa Exilio FAES Federico Boccanera Felipe Rodriguez Fernando C. Rodríguez Franklin Brito Franzel Delgado Senior Frate Frater America fraude Frente nacional de abogados FUNDEPRO Genaro Mosquera Gerardo Resplandro Gral. Angel Vivas Perdomo guerrilla Guillermo Salas Gustavo Arraiz Gustavo Coronel Honduras Hugo Álvarez Pifano Humberto Maio Ignacio Gainzarain Imágenes y palabras de una realidad Iván Simonovis Jackeline Sandoval Jesús Antonio Petit Joaquín Chaffardet Jorge Rojas Jose Antonio Colina Jose Domingo Blanco "Mingo" Jose Machillanda Jose Piñera JOSÉ TORO HARDY Juan Bautista Guevara Juan C. Sosa-Azpúrua Junta Patriotica Estudiantil y Popular Laura Prada Lazaro Forero León Arismendi letras Letras en la Oscuridad leyes ludwin moreno Luis Betancourt Oteyza Luis de Lion Luis Jose Uzcategui Luis Manuel Aguana Luis Marín Macky Arenas Manuel De la Cruz María Angélica Quintana Mario Iván Carratú Molina Marisol Bolet Marisol Sarria Pietri Martha Colmenares Miguel Ángel Quevedo Miguel Fierro Monica Corrales mujeresdenegro nazismo Nelson Ramirez Noel Alejandro Leal Rojas Numa Frias Mileo ORDEN Orlando Viera-Blanco Oswaldo Alvarez Paz Otoniel Guevara Otto Gebauer Ovidio Pogioli Pablo Sanchez Pavel Quintero Pedro Carmona Peru Pilar Rahola PLINIO APULEYO MENDOZA Prisionero Politico Rafael Muci-Mendoza Rainiero Herrada Ricardo L. Suárez Robert Alonso Roderick Navarro Roger. Noriega Rolando Guevara Romulo Lares Romulo Lares; Letras en la Oscuridad Sammy Landaeta Millán Sandra Añez Silvia Schanely de Suárez Soportes Soso Rojas Soy un PP TAHIANNY PISANI Tamara Suju Teodulo Lopez Melendez Tiago Da Costa Valentin Arenas Vasco da Costa VenEconomía VenEuropa Venezuela Futura Victor R. Azuaje Videos Vivian Akel H. Viviana Padelin VotoLimpio Yuce Coronado