Luis Manuel Aguana La Institucionalidad:




Comencé el año con una inquietud acerca del lenguaje que usan los políticos para referir propuestas electorales y que tan lejos llega al común de la gente. Lo he notado por varias discusiones que he leído desde hace poco que indican o sugieren a ciertos precandidatos que bajen el nivel de las propuestas y del lenguaje que utilizan para que sean más “comprables” por el electorado. Por ejemplo, cuando un candidato dice: “Hay que recuperar las Instituciones” ¿qué es lo que en realidad entiende la gente por eso? Es preocupante, porque al tener más del 80% de nuestra población en un estado educativo deplorable por las innumerables causas que todos sabemos y que se han agravado en estos últimos 13 años, he advertido con mucha preocupación que las mejores ofertas electorales, o mejor dicho pre-electorales de los precandidatos de la Unidad Democrática, se pierden al no lograr ser entendidas por la gran masa de electores. ¿Hay que bajar el nivel del lenguaje que se habla o más bien subir el nivel de entendimiento de la gente? O mejor dibujado, buscar la mejor manera de expresarse para que ese más del 80% de la gente pueda entender y comprar el mensaje de un precandidato que ofrezca algo más que casitas y carreteras.

He visto como candidatos de mucha talla política e intelectual han desistido en sus aspiraciones por aquello de que los números de las encuestas no les daban. ¿Más bien no sería que el mensaje que enviaban no era entendido a cabalidad y la gente prefería oír el mensaje sencillo del candidato más populista? No es posible saber el peso que esta variable tiene en esta ecuación, pero sin duda debemos pasearnos por el hecho cierto de que a medida que pasan los años nos enfrentamos con ofertas electorales de peor calidad, en lugar de ser todo lo contrario, habida cuenta de contar con proponentes mejor educados, pero con ofertas electorales que bien pudieran compararse con aquellas hechas hace mas de 50 años, siendo estas últimas incluso mucho mejores para el nivel de la población de entonces.

Esa es quizá la razón por la que históricamente han ganado elecciones aquellos candidatos que ofrecen más casitas, o más seguridad en las calles, o mejores carreteras, o tal vez más empleo. Eso es lo que entiende de verdad el común de la gente, porque ese es el lenguaje que les llega, que comprenden, y que pueden procesar de una manera sencilla. Compran el discurso de las ofertas sencillas porque eso es lo que se entiende más rápido. Pero cuando alguien llega con construcciones intelectuales más complejas y un lenguaje más elaborado, la cosa se pone cuesta arriba, y teniendo en cuenta que para llegar a realizar lo que el común de la gente necesita- casitas, empleos, carreteras, escuelas-, hay que pasar justamente por arreglar lo que precisamente no es entendido a cabalidad por la gran mayoría. ¿Cómo le explicas a ese 80% de la población, deliberadamente dejada en manos de la ignorancia por la dirigencia política de turno, que primero hay que construir intangibles, que son los que precisamente hacen que esos tangibles luego sean perdurables en el tiempo? Es una tarea sumamente difícil.

Y en el caso de la Institucionalidad, la cosa tiene ribetes de imposible. Para poder explicar en términos sencillos la importancia de la Institucionalidad para que se hagan posibles y perdurables las casitas, las carreteras, los servicios hospitalarios, y pare usted de contar, echaré mano, con el permiso de ustedes, de la definición de uno de los mejores clásicos del área, el modelo de “Instituciones, Sectores y Sistemas” de Juan Ignacio Jimenez [1]: “Las Instituciones constituyen las células primarias de la Administración. Su acción es microadministrativa y gerencial. A su frente existe, por lo tanto, un órgano, personal o corporativo, que ejerce las funciones de dirección y que es responsable ante el poder público por los resultados de su gestión. La organización institucional, se descompone a partir de la cabeza directiva, en dos tipos de órganos: auxiliares y de línea. Los órganos de línea elaboran el producto-bien o servicio- que constituye el fin de la entidad o razón por la que fue creada por el poder político. Los auxiliares la proveen de recursos de todo tipo, necesarios para que la línea produzca sus fines….La acción de gobierno no es función administrativa, sino intrínsecamente política, en el sentido más vulgar del arte de lo posible y en el más técnico de asignación autoritaria de prioridades, de acuerdo a la captación por el gobernante de las demandas del grupo gobernado. Se administran Instituciones y se gobiernan sectores…”.

¿Que está tratando de decir el texto clásico? Que hay una frontera bien definida entre administración y gobierno. En otras palabras, que las Instituciones son las responsables de una sana administración de los recursos, constituyendo las células primarias y por tanto, la columna vertebral de la administración del Estado. Son ellas las que realizan la acción del gobierno, es decir, son las que HACEN QUE LAS COSAS PASEN. Con una institucionalidad carcomida por la corrupción y dominadas por criterios políticos y no técnicos, es imposible, léase bien, imposible, dar servicios o bienes de calidad en el largo plazo. Servicios como la Administración de Justicia así como todo lo que tiene que ver con el Sistema Judicial, Policial y Carcelario son imposibles de mejorar si su administración no obedece a criterios técnicos en sus áreas respectivas. Consecuentemente tendremos mayor criminalidad y nuestra seguridad personal se irá al cuerno. La acción del gobierno, como dicen los clásicos, no es la función administrativa, es la asignación de prioridades de acuerdo a las demandas del grupo que se gobierna. Jamás se podrán construir las casitas y carreteras si la institucionalidad de los órganos de la administración está carcomida por los manejos y negocios de los administradores, dejando afuera los fines últimos de los gobernados.

¿Se dan cuenta que sin Instituciones sanas, las casitas, las carreteras y cualquier otra cosa, bien o servicio público, como por ejemplo la seguridad, que se plantee cualquier precandidato es imposible en el largo plazo y estaremos siempre comenzando de nuevo? Eso hay que explicárselo a la gente en los términos más sencillos posibles para que puedan darse los pasos necesarios para el rescate de la institucionalidad del país.

Cuando llegó al gobierno el delincuente que está en Miraflores, ya la Institucionalidad del país estaba boqueando. Más sin embargo aun eran posibles ciertos servicios del Estado. No mataban a la cantidad de personas en las calles que se contabilizan ahora. Más mal que bien los desposeídos podían ir a un hospital público y obtener mala atención, porque ya estaban abarrotados y sin servicios. Y con todo y eso el país medio funcionaba. Mal, pero funcionaba. Ese fue el cambio por el que la gente votó en 1998. Luego de 13 años de desgobierno, la Institucionalidad está muerta. Y hay que revivirla a como de lugar. Hay que darle un vuelco de 180 grados al aparato administrativo del Estado para que comiencen a funcionar las cosas. Y todavía oigo a los precandidatos ofrecer casitas y carreteras. Incluso los oigo ofrecer que habrá más seguridad! ¡¡¡Por Dios!!!! ¿Se dan cuenta ahora de lo que digo? Es necesario reconstruir y hacerle reingeniería a la producción de bienes y servicios del Estado como fase primaria a cualquier intento de nada. Con el delincuente de Miraflores le cayó una bomba nuclear a la Administración. Si antes la Administración se encontraba haciendo cola en un hospital público y estaba grave, ahora yace en la calle moribunda y casi muerta.

Al próximo gobierno democrático no le quedará otro camino que ser profundamente institucionalista y rehacer todo el marco institucional del país casi desde cero. Y lo mas difícil- como si ya no fuera difícil esa tarea- será la creación de mecanismos que eviten que las instituciones lleguen al estado de 1998 o peor aún, al actual estado. Si la gente no logra entender que antes que se produzcan los bienes y servicios que el país necesita es necesario realizar cambios profundos en la Administración del Estado, estaremos en graves problemas y repetiremos en un futuro previsible la presente pesadilla. Hagamos algo para que eso cambie…





Twitter:@laguana

[1] Juan Ignacio Jimenez, Política y Administración, Cap 2. Modelo Tridimensional: Instituciones, Sectores y Sistemas, 1970.



LO MAS VISTO EN ESTA SEMANA

Etiquetas

@_kiwii7 11A ADOLFO P. SALGUEIRO Agustin Blanco Muñoz Agustín Laje Alberto Franceschi Alberto Lossada Sardi Alejandro Guerra Alejandro Peña Esclusa Alejandro Sosa Alfredo Coronil-Hartmann Alfredo García Deffendini Alfredo Weill ALICIA FREILICH Ana Diaz Ana Maria Da Costa Andres Reynaldo Anibal Romero Antonio Nicolás Briceño Braun Archivos e informes Argentina Arianna Arteaga Quintero Armando Duran Arteaga Sanchez Caracas CSI Carlos Alberto Montaner Carolina Arnone cne Colaboracionismo Comunicados y Notas de Prensa comunismo Cosme Beccar Varela Cristal Montañez cuba Daniel Comisso Urdaneta Daniel Pérez David Guenni DD HH Delfin Gomez Parra Diego Augusto Loyo Rosales documentos dtv oficial Eddie Ramirez Edgardo Ricciuti Eduardo Mackenzie educación eleecciones Elias Buchszer Cabriles Eligio Cedeño Elinor Montes Entrevistas Eric Ekval ESDATA especiales Europa Exilio FAES Federico Boccanera Felipe Rodriguez Fernando C. Rodríguez Franklin Brito Franzel Delgado Senior Frate Frater America fraude Frente nacional de abogados FUNDEPRO Genaro Mosquera Gerardo Resplandro Gral. Angel Vivas Perdomo guerrilla Guillermo Salas Gustavo Arraiz Gustavo Coronel Honduras Hugo Álvarez Pifano Humberto Maio Ignacio Gainzarain Imágenes y palabras de una realidad Iván Simonovis Jackeline Sandoval Jesús Antonio Petit Joaquín Chaffardet Jorge Rojas Jose Antonio Colina Jose Domingo Blanco "Mingo" Jose Machillanda Jose Piñera JOSÉ TORO HARDY Juan Bautista Guevara Juan C. Sosa-Azpúrua Junta Patriotica Estudiantil y Popular Laura Prada Lazaro Forero León Arismendi letras Letras en la Oscuridad leyes ludwin moreno Luis Betancourt Oteyza Luis de Lion Luis Jose Uzcategui Luis Manuel Aguana Luis Marín Macky Arenas Manuel De la Cruz María Angélica Quintana Mario Iván Carratú Molina Marisol Bolet Marisol Sarria Pietri Martha Colmenares Miguel Ángel Quevedo Miguel Fierro Monica Corrales mujeresdenegro nazismo Nelson Ramirez Noel Alejandro Leal Rojas Numa Frias Mileo ORDEN Orlando Viera-Blanco Oswaldo Alvarez Paz Otoniel Guevara Otto Gebauer Ovidio Pogioli Pablo Sanchez Pavel Quintero Pedro Carmona Peru Pilar Rahola PLINIO APULEYO MENDOZA Prisionero Politico Rafael Muci-Mendoza Rainiero Herrada Ricardo L. Suárez Robert Alonso Roderick Navarro Roger. Noriega Rolando Guevara Romulo Lares Romulo Lares; Letras en la Oscuridad Sammy Landaeta Millán Sandra Añez Silvia Schanely de Suárez Soportes Soso Rojas Soy un PP TAHIANNY PISANI Tamara Suju Teodulo Lopez Melendez Tiago Da Costa Valentin Arenas Vasco da Costa VenEconomía VenEuropa Venezuela Futura Victor R. Azuaje Videos Vivian Akel H. Viviana Padelin VotoLimpio Yuce Coronado