Laura Prada / Lo que antes no escribí... Un año después

Laura Prada / Lo que antes no escribí... Un año después

 30/08/2011

Desde ayer he leído mil y una nota sobre esta fecha, y por alguna razón y a modo de catarsis dejaré que mis palabras hablen por sí solas.
A través de una red social conocí el caso de un agricultor, que tras de mucha historia de agotar toda vía de reclamo, de 7 años de lucha y 6 huelgas de hambre, se encontraba en la séptima a las puertas del edificio sede de la OEA en Las Mercedes, Caracas.

Desde ese primer momento en noviembre de 2009, quede profundamente tocada por la racionalidad y convicción con la que asumió la decisión de exponer su cuerpo como arma para su denuncia, por demas justa. Y no es un contrasentido hablar de racionalidad, su razón no era monetaria, para asombro de unos e incredulidad de otros, sus razones eran la Justicia, la Dignidad y los Valores que debía heredarle a sus hijos para luchar por aquello que va mas allá de lo económico. Ninguna de dichas razones las consideraba negociables, como lo comprobó en propia persona el "sr" Juan Carlos Loyo, entonces máxima autoridad del Inti, al ver sorpresivamente truncados sus deshumanas intenciones de sobornar aquella protesta.

Lo cierto es que mas allá del triste final de una historia plagada de abuso de poder y aplastante miseria humana por parte sus opresores, es oportuno hoy recordar que jamás salió de su boca una palabra no cumplida, un insulto o descalificación, su arma, la única, era la seguridad de saberse asistido por la razón y el derecho.

Transmitido su espíritu de lucha a sus familiares y amigos, contrario a lo que muchos piensan, no había poder humano capaz de convencer a aquella alma de desistir de un final, que confiaba no habría de llegar. Dejando a quienes le rodearon en el duro predicamento de ayudar o hacerse a un lado.

Y todo cuanto se hizo, desde lo mas simple, todo, nacería del contagio de su razón y discurso, -vaya que sus palabras y su razonamientos no tenían enmendaduras, hablaba y con base, aun en sus criticas condiciones- de ahí que, a aquellos a los que toco su lucha se hicieron presentes, unos para lavar su ropa y la de Elena, otros para llevar sueros, agua, una tv portatil, omeprazol, una almohada, un toldo y todo cuanto había en ese huequito de la OEA y luego en el Hospital Militar, el que le hizo papagayos, el que ayudaba a montar sus videos de denuncia, el portero del edificio que secretamente les cuidaba sus documentos y pertenencias, y hasta una extraña navidad de esperanzas rotas compartió gustoso, la que defendió, dio a conocer y documentó su caso en su blog y twitter, los que acompañaron en vigilia noche a noche, el que le dedico caricaturas, los que le cantaron villancicos, el periodista atento y conmovido por su historia. Y en fin, muchos que hoy por hoy, tras un año, no podemos evitar tener el alma triste y el corazón roto por hacer memoria de tantas y tantas crueldades, (la mayoría todavía desconocidas), y por el final que no debió ser.

¡Personas y amigos invaluables!

Y a quienes nunca entendieron el por que el apego, fue ese justamente, el no tener que explicar largamente a alguien el por qué hablar de moral y de dignidad, no tendría por que ser como hablar de algo tan pasado de moda como la dote matrimonial, y la coincidencia de actuar, pero de verdad, conforme a lo que se piensa. Y esa incomprensión es parte del problema de fondo, tal como lo veo. En la soledad de sus razones, la incomprensión de los venezolanos reinó.

Finalmente, a ese espíritu grande, noble e indoblegable que no esperé tener el privilegio de conocer, le estaré eternamente agradecida. Me regalo la esperanza de saber que aun existe en este mundo incrédulo y corrompido, la bandera de la dignidad, de lo moral, de lo justo. Y si antes teníamos sobradas razones, después de él, lo mínimo que podemos hacer para honrar su memoria es rescatar esos valores en desuso y caminar por la vida conforme a ellos, sin bajar la cabeza ni transarlos por comodidades transitorias.

A su esposa e hijos, la justicia llegará. Juan Carlos Figarella, Maria Mercedes Berthé, Lenin Fernandez Duarte, Earle Siso, Juan Carlos Loyo, Ma. Gabriela Ramirez, Luisa Ortega Diaz y Hugo Chavez Frías tienen una inestimable deuda con la familia Brito. Pueda que Franklin les haya perdonado, pero yo ruego que les alcance la vida para pagar en su justa medida todo lo hecho.

Y a su voluntad, concluyo con la cita de cierre de sus misivas y escritos:

"Los seres humanos nacen libres e iguales. La esclavitud y la desigualdad, en todo el mundo, no se deben, jamás, a que los gobernantes sean demasiado poderosos o imponentes, sino a que los gobernados se rinden". Liu Xiaobo.

De haber mas ciudadanos de su estirpe, Venezuela sería otra.


Eternamente agradecida señor Franklin...



LO MAS VISTO EN ESTA SEMANA

Etiquetas

@_kiwii7 11A ADOLFO P. SALGUEIRO Agustin Blanco Muñoz Agustín Laje Alberto Franceschi Alberto Lossada Sardi Alejandro Guerra Alejandro Peña Esclusa Alejandro Sosa Alfredo Coronil-Hartmann Alfredo García Deffendini Alfredo Weill ALICIA FREILICH Ana Diaz Ana Maria Da Costa Andres Reynaldo Anibal Romero Antonio Nicolás Briceño Braun Archivos e informes Argentina Arianna Arteaga Quintero Armando Duran Arteaga Sanchez Caracas CSI Carlos Alberto Montaner Carolina Arnone cne Colaboracionismo Comunicados y Notas de Prensa comunismo Cosme Beccar Varela Cristal Montañez cuba Daniel Comisso Urdaneta Daniel Pérez David Guenni DD HH Delfin Gomez Parra Diego Augusto Loyo Rosales documentos dtv oficial Eddie Ramirez Edgardo Ricciuti Eduardo Mackenzie educación eleecciones Elias Buchszer Cabriles Eligio Cedeño Elinor Montes Entrevistas Eric Ekval ESDATA especiales Europa Exilio FAES Federico Boccanera Felipe Rodriguez Fernando C. Rodríguez Franklin Brito Franzel Delgado Senior Frate Frater America fraude Frente nacional de abogados FUNDEPRO Genaro Mosquera Gerardo Resplandro Gral. Angel Vivas Perdomo guerrilla Guillermo Salas Gustavo Arraiz Gustavo Coronel Honduras Hugo Álvarez Pifano Humberto Maio Ignacio Gainzarain Imágenes y palabras de una realidad Iván Simonovis Jackeline Sandoval Jesús Antonio Petit Joaquín Chaffardet Jorge Rojas Jose Antonio Colina Jose Domingo Blanco "Mingo" Jose Machillanda Jose Piñera JOSÉ TORO HARDY Juan Bautista Guevara Juan C. Sosa-Azpúrua Junta Patriotica Estudiantil y Popular Laura Prada Lazaro Forero León Arismendi letras Letras en la Oscuridad leyes ludwin moreno Luis Betancourt Oteyza Luis de Lion Luis Jose Uzcategui Luis Manuel Aguana Luis Marín Macky Arenas Manuel De la Cruz María Angélica Quintana Mario Iván Carratú Molina Marisol Bolet Marisol Sarria Pietri Martha Colmenares Miguel Ángel Quevedo Miguel Fierro Monica Corrales mujeresdenegro nazismo Nelson Ramirez Noel Alejandro Leal Rojas Numa Frias Mileo ORDEN Orlando Viera-Blanco Oswaldo Alvarez Paz Otoniel Guevara Otto Gebauer Ovidio Pogioli Pablo Sanchez Pavel Quintero Pedro Carmona Peru Pilar Rahola PLINIO APULEYO MENDOZA Prisionero Politico Rafael Muci-Mendoza Rainiero Herrada Ricardo L. Suárez Robert Alonso Roderick Navarro Roger. Noriega Rolando Guevara Romulo Lares Romulo Lares; Letras en la Oscuridad Sammy Landaeta Millán Sandra Añez Silvia Schanely de Suárez Soportes Soso Rojas Soy un PP TAHIANNY PISANI Tamara Suju Teodulo Lopez Melendez Tiago Da Costa Valentin Arenas Vasco da Costa VenEconomía VenEuropa Venezuela Futura Victor R. Azuaje Videos Vivian Akel H. Viviana Padelin VotoLimpio Yuce Coronado