La sinceridad nunca se ha contado entre las virtudes diplomáticas, así como la veracidad nunca lo ha sido entre las virtudes políticas; sin embargo, los ciudadanos le siguen exigiendo la verdad a sus dirigentes, no porque aquellos sean irremediablemente ingenuos o no sepan quiénes son éstos, sino porque de otro modo no sería posible la vida en común, exigir el cumplimiento de las promesas, que es conditio sine qua non de toda convivencia.

Incluso en la situación hipotética de un mundo de bandidos, las bandas criminales no podrían sobrevivir sin un mínimo de credibilidad entre secuaces; paradójicamente, la fidelidad entre los gánsteres suele ser más sólida que entre la gente común, cuya suerte depende menos de la complicidad de otros y la infidelidad raramente se paga con la vida.
Así que Colombia renuncia a la verificación de la presencia guerrillera en Venezuela, probablemente porque sólo se verifica aquello sobre lo que exista alguna duda razonable, lo cual no es el caso; a favor del pago de las deudas comerciales pendientes, que son unos cuantos cientos de los miles de millones US$ que representa el intercambio binacional. El “oro fecal” ante el que ceden otras deudas, que ya serán cobradas en su momento.
Las declaraciones del canciller son extraordinariamente cómicas, porque hablan hasta de los ferrocarriles de la frontera (no sabíamos que existiera alguno), de la cultura y otros “grandes temas”; pero ni una palabra de la causa de las controversias, a saber, el apoyo manifiesto del régimen imperante en Venezuela a las fuerzas terroristas.
Y no son solo las declaraciones de amistad, respaldo político e ideológico a las guerrillas, que son muchas, sino las manifestaciones de enemistad, hostilidad y descalificación, que son todavía mayores, sistemáticas y de una virulencia inaudita contra los contendores de primera línea del terrorismo internacional, a saber, el Estado Colombiano, EEUU e Israel.
La esencia de lo político, decía el ideólogo del nacionalsocialismo Karl Schmitt, se define por la lógica “amigo-enemigo”, por lo que tanto se identifica al régimen venezolano por sus amigos: Fidel Castro, Robert Mugabe, Alexandr Lukashenko, Saddam Hussein, Mahmoud Ahmadinejad, Omar Al Bashir, Bashar Al Assad, Muamar El Gadafi; como por sus archienemigos, cualesquiera que sean los presidentes de Colombia, EEUU e Israel.
De manera que la presencia guerrillera en Venezuela, como en Ecuador, es simplemente un dato de la realidad a partir del cual Colombia tendrá que definir estrategias y tácticas de combate y una diplomacia cada vez más enrevesada e incomprensible, porque tiene que incorporar la mentira, el disimulo y la simulación como partes de su relación cotidiana con los vecinos latinoamericanos, incluso los no fronterizos, que giran en la órbita de los hermanos Castro, los verdaderos tejedores de esta red internacional que nos asfixia.
El Partido Comunista de Venezuela ha asumido la distribución de café y otros productos artesanales no especificados producidos por las FARC “en las montañas de la Gran Colombia”. Visto que el lanzamiento de estos productos se produjo recientemente en la Argentina, resulta evidente que esta es una línea política de la internacional comunista, con sede en La Habana.
La frontera seguirá calentándose; pero, cómo va a evolucionar el conflicto y cuál pueda ser su desenlace no es sólo cosa de profetas, adivinos o quirománticos, depende ahora de cuál de los Castro se muera primero.

MENTIRAS OFICIALES. Que Venezuela y Cuba sean “la misma cosa”, Castro dixit, sólo puede entenderse como que aquí ya existe una tiranía totalitaria comunista y que estamos a un paso de la confederación con “la isla mártir”. Un solo partido, un solo jefe, una verdad oficial, que es como en la fábula de Orwell se llama a la propaganda.
La aspiración más alta del socialismo es construir una nueva la realidad, esta es la traducción vulgar del enunciado “los pueblos hacen la historia”, que toman como patente para inferir que esa historia puede ser lo que a ellos les venga en gana.
El fundamento filosófico, si se puede llamar así, de esta pretensión desmesurada es la famosa número 11 de las “Tesis sobre Feuerbach” del catecismo marxista, que debería encabezar un compendio de las más célebres frases estúpidas: “Los filósofos se han limitado a interpretar el mundo de distintos modos; de lo que se trata es de transformarlo”.
La verdad, no se ve cómo se pueda “no transformar” el mundo, ni cómo es que pudo transformarse antes de que hubiera filósofos, o marxistas. Es ciertamente estúpido proponer como tarea lo que de todas maneras tiene que ocurrir, con el agravante que el marxismo postula el fatal desenvolvimiento de la historia, que debe cumplirse independientemente de la voluntad del hombre, por lo que lo mejor que podrían hacer los comunistas es no hacer nada, para no interferir en su curso inevitable.
Pero desde su perspectiva, los comunistas no pueden percibir la realidad sino como un obstáculo que vencer y el futuro como una invención, como una creación que debe realizarse mediante el poder de la organización y la propaganda. La verdad es un asunto convencional, que depende, como todas las cosas, del nudo poder político o, dicho de otro modo, es una “verdad burguesa” a la que oponen su “verdad revolucionaria”.
Los dictadores totalitarios se ofenden en grado sumo cuando les presentan a un sujeto como criminal, porque ¿quién autoriza llamar a alguien criminal? El único que puede tomar esta decisión es él, porque ser criminal es un problema no de lo que el sujeto haya hecho o dejado de hacer, sino de una decisión política. Así, estos criminales resultan ser héroes de la revolución y deben ser exaltados. En cambio, los nuevos criminales son la elite empresarial, la jerarquía eclesiástica, los jefes de la policía u otros representantes de las antiguas “clases dominantes”. A esto se llama en español castizo “voltear la tortilla”.
Lo curioso es que los delincuentes siguen siendo delincuentes aunque ahora les pongan uniformes de la policía o los incorporen al ejército. Esto explica que más de la mitad de los crímenes que se comenten en el país son perpetrados por funcionarios. Una manga de chiflados, fanáticos y oportunistas, puestos a manejar ministerios, institutos autónomos y empresas del estado, resultan ser insuperablemente incompetentes, ignorantes, negligentes y corruptos, depredadores del erario público.
La mentalidad dominante es la mentalidad del hampa: el negacionismo. No hay grupos armados apoyando al gobierno, no hay comida podrida, no hay muertos en la morgue; todo es producto de una conspiración mediática contrarrevolucionaria.
La política oficial es la desinformación, por un lado se cierran las fuentes, nadie está autorizado para declarar, ni hay respuesta al ciudadano; pero por otro, cualquier inexactitud, ambigüedad, declaración extraoficial, es descalificada como falsa, inexacta, exagerada, manipulada, tergiversada, fuera de contexto. Si un punto no es verdadero, entonces nada es verdadero. Si algo no es exacto, quien lo afirma es un mentiroso y todo lo demás que diga, por evidente que sea, también es mentira. Es la falacia de generalización.
Cuando se oye a un ministro declarar en el caso del señor Franklin Brito, moribundo por una prolongada huelga de hambre, que el Estado nunca ha expropiado sus tierras, ni hubo robo, usurpación, confiscación, ocupación ilícita, ni lícita por acto oficial, ni afectación alguna, como dicen algunos medios privados que se han hecho eco, etcétera, se está a un paso de decir que el mismo señor Brito tampoco existe, que es una creación de los medios en contubernio con el Departamento de Estado para desprestigiar a la revolución.
O aquella presidenta del Instituto del Menor decir en una manifestación contra el diario El Nacional, que pedían un procedimiento penal en la Fiscalía General contra ese periódico en protección de los niños y adolescentes, dañados por una foto de la morgue publicada en primera plana, sabiendo que todo eso es una grotesca mentira; porque en Venezuela los fines de la dictadura siempre se encubren detrás de algún loable propósito, siempre se persigue por algún motivo inventado, nunca se declara lo que es en verdad.
Alejandro Peña Esclusa fue sacado de su casa de noche, delante de su esposa y sus menores hijas, bajo la acusación de terrorismo, aunque nunca ha cometido ningún acto de ese tipo y todo quien lo conoce sabe que esa no es la línea de Alejandro; pero le sembraron explosivos en el gabinete de su hija de ocho años.
La incriminación procede de un supuesto terrorista salvadoreño de apellido Chávez Abarca, que con la misma fue enviado a Cuba. Extraña que el bojote que salió de aquí iba embozado de manera que no se podía ver quién era, en un bimotor con siglas visibles; pero el que llegó a Cuba iba a cara descubierta, rozagante, saliendo de un jet tres turbinas. Luego, se lo tragó la tierra y no se supo más de él; pero Alejandro sigue preso y su familia en zozobra.
Las acusaciones son un insulto al sentido común, pero parece que en éste, como en muchos otros casos, el propósito es desconcertar a la vez que intimidar, demostrar que el régimen puede hacer lo que le dé la gana y no hay defensa posible frente a la arbitrariedad.
Unos policías que calumnian descaradamente a los detenidos, unos locutores de televisión pública que sin ningún escrúpulo difaman a las víctimas, no son mentirosos comunes; ellos forman parte de un mecanismo que pretende construir una realidad ficticia e imponerla a fuerza de organización y propaganda. Es la vieja fórmula nacionalsocialista, copiada al carbón por Stalin y Castro.
La realidad se vuelve esquiva, inconsistente: nadie sabe a qué atenerse. Este es el caldo de cultivo de la inseguridad más absoluta, cuyo último escaño es el terror, el terror rojo.

HEGEMONÍA. A los comunistas les parece plausible afirmar que si una persona es accionista de un banco y de una estación de televisión al mismo tiempo, eso de por sí redunda en perjuicio “del colectivo”, por lo que debe impedirse; pero la solución definitiva es que una sola persona, digamos, Fidel Castro, sea propietario de todos los bancos y de todos los medios de comunicación, lo que sí garantizaría los intereses del colectivo.
Esto podría parecer un mal chiste si no fuera precisamente lo que han hecho los socialistas donde quiera que arriben al poder. Un solo periódico, Granma, una sola agencia, Prensa Latina, como eran en Rusia Pravda y la agencia Novosti. Los comunistas no creen en la libre competencia, en el pluralismo, como mejor vía para alcanzar equilibrios. Su solución es el desequilibrio absoluto para un solo lado, el del partido y el jefe del partido único.
Incluso en el exterior se ha caído en la trampa de que en Venezuela existen medios críticos o francamente opositores a la dictadura, enfrentados a los medios oficiales; lo que ignoran es que en este país cualquiera que simplemente muestre la verdad, aún sin emitir opinión alguna, se convierte automáticamente, sólo por eso, en un medio “opositor”.
El mito reinante es el del “equilibrio informativo”, según el cual, por cada cosa que se diga debe mostrarse también su contraria. Así la verdad se convierte en una cuestión de opinión, no de conocimiento. Con lo cual, se les da la razón a los cultores del relativismo moral, político y epistemológico.
Si estamos en contra del cierre de RCTV y otras cuarenta emisoras de radio, bueno, aquí hay unos cuantos que están a favor del cierre, con idéntico derecho, porque es lo mismo estar a favor de la libertad que contra ella, lo mismo defender un derecho que conculcarlo.
La apuesta socialista es que haya muy pocas voces disidentes y que al fin, nadie las oiga.  El premio es el silencio del gulag, de la cárcel, del exilio.

Luis Marín,
26-08-10.

Click aqui 

LO MAS VISTO EN ESTA SEMANA

Etiquetas

@_kiwii7 11A ADOLFO P. SALGUEIRO Agustin Blanco Muñoz Agustín Laje Alberto Franceschi Alberto Lossada Sardi Alejandro Guerra Alejandro Peña Esclusa Alejandro Sosa Alfredo Coronil-Hartmann Alfredo García Deffendini Alfredo Weill ALICIA FREILICH Ana Diaz Ana Maria Da Costa Andres Reynaldo Anibal Romero Antonio Nicolás Briceño Braun Archivos e informes Argentina Arianna Arteaga Quintero Armando Duran Arteaga Sanchez Caracas CSI Carlos Alberto Montaner Carolina Arnone cne Colaboracionismo Comunicados y Notas de Prensa comunismo Cosme Beccar Varela Cristal Montañez cuba Daniel Comisso Urdaneta Daniel Pérez David Guenni DD HH Delfin Gomez Parra Diego Augusto Loyo Rosales documentos dtv oficial Eddie Ramirez Edgardo Ricciuti Eduardo Mackenzie educación eleecciones Elias Buchszer Cabriles Eligio Cedeño Elinor Montes Entrevistas Eric Ekval ESDATA especiales Europa Exilio FAES Federico Boccanera Felipe Rodriguez Fernando C. Rodríguez Franklin Brito Franzel Delgado Senior Frate Frater America fraude Frente nacional de abogados FUNDEPRO Genaro Mosquera Gerardo Resplandro Gral. Angel Vivas Perdomo guerrilla Guillermo Salas Gustavo Arraiz Gustavo Coronel Honduras Hugo Álvarez Pifano Humberto Maio Ignacio Gainzarain Imágenes y palabras de una realidad Iván Simonovis Jackeline Sandoval Jesús Antonio Petit Joaquín Chaffardet Jorge Rojas Jose Antonio Colina Jose Domingo Blanco "Mingo" Jose Machillanda Jose Piñera JOSÉ TORO HARDY Juan Bautista Guevara Juan C. Sosa-Azpúrua Junta Patriotica Estudiantil y Popular Laura Prada Lazaro Forero León Arismendi letras Letras en la Oscuridad leyes ludwin moreno Luis Betancourt Oteyza Luis de Lion Luis Jose Uzcategui Luis Manuel Aguana Luis Marín Macky Arenas Manuel De la Cruz María Angélica Quintana Mario Iván Carratú Molina Marisol Bolet Marisol Sarria Pietri Martha Colmenares Miguel Ángel Quevedo Miguel Fierro Monica Corrales mujeresdenegro nazismo Nelson Ramirez Noel Alejandro Leal Rojas Numa Frias Mileo ORDEN Orlando Viera-Blanco Oswaldo Alvarez Paz Otoniel Guevara Otto Gebauer Ovidio Pogioli Pablo Sanchez Pavel Quintero Pedro Carmona Peru Pilar Rahola PLINIO APULEYO MENDOZA Prisionero Politico Rafael Muci-Mendoza Rainiero Herrada Ricardo L. Suárez Robert Alonso Roderick Navarro Roger. Noriega Rolando Guevara Romulo Lares Romulo Lares; Letras en la Oscuridad Sammy Landaeta Millán Sandra Añez Silvia Schanely de Suárez Soportes Soso Rojas Soy un PP TAHIANNY PISANI Tamara Suju Teodulo Lopez Melendez Tiago Da Costa Valentin Arenas Vasco da Costa VenEconomía VenEuropa Venezuela Futura Victor R. Azuaje Videos Vivian Akel H. Viviana Padelin VotoLimpio Yuce Coronado