Debo reconocer que tuve que recurrir al Diccionario de la Real Academia en búsqueda de una palabra que pudiera expresar lo que siento en estos momentos. Lo más cercano que llegué fue a “anonadado” y, a pesar de todo lo que implica, ni siquiera comienza a explicar mi sentimiento. Busqué “bochorno” e, igualmente quedé corto con sus definiciones, por lo que simple y llanamente, detuve mi búsqueda y trataré de expresarlo con más palabras de las que hubiera querido hacerlo.
Estamos ante el fin de un país tal como lo conocimos. Ya no cabe duda alguna del designio asolador del energúmeno que, en mala hora para la Patria, fue escogido para regir su destino. La destrucción es total, lenta pero segura, y de ella no se salva nada ni nadie. Personas, comercios, industrias, escoja usted, amigo lector lo que desee, son llevados por delante sin miramientos, atropellados, sometidos, vejados, ¡y nadie hace nada…!

Acabamos de presenciar la devaluación (en nada más ni nada menos que un 100%) de nuestra moneda, y lo único que surge, como respuesta de algún tipo, es una complicada formulación de los economistas sobre PIB, PNB, inflación, acceso al dólar, etc. que, si de por sí no es fácil de entender por parte de una clase educada y relativamente bien preparada, nada dice a los estratos más bajos de nuestra sociedad que raramente verán, ni mucho menos necesitarán, un dólar en sus manos. No son ellos los angustiados por el recorte de sus viajes a Miami, Aruba o Europa. Pero más grave aún resulta que, en medio de tantas elucubraciones, se obvie la explicación más sencilla: dinero para la campaña electoral. Dinero que es una exigencia vital para el régimen amebiásico que sufrimos todos los venezolanos, pues no confía, ni siquiera, en su nueva ley electoral, la alteración de las circunscripciones o las rectoras recién estrenadas.

Es vergonzoso oír las declaraciones de los tales Giordani y Cabezas: “hay que exportar y estas medidas son alicientes para ello”; “esto es en pro de la integración regional; no es solo comprar, vamos a venderles también”. ¿Y qué será lo que le vamos a vender y a quién? No dejó de aparecer una de las eminencias grises del desgobierno señalando que las medidas eran propicias para estimular la venta de cacao y café. ¿Producido en las unidades agrícolas colectivas? ¿Sabrán que el circo Tihany está en Caracas y buscan una “chambita” de payaso?

Dicho esto, y como primer punto, me hubiera gustado oír un pronunciamiento único de la tan cacareada “Mesa de la Unidad” que diera frente a esta mal disimulada barbaridad. Pero comprendo que es más importante el sacrificio que hacen escogiendo a los candidatos para las próximas elecciones legislativas en beneficio de este pueblo.
Es sabido que uno de los puntos clave en que apoya su fuerza un régimen de este tipo (véase Cuba, Nicaragua, etc.) es doblegando a la población con demostraciones de “fuerza”. Es así como parte del patrón franquiciado lo constituye la regulación de la electricidad y el agua. Quien haya pasado por Nicaragua durante el primer desgobierno de Ortega recordará los famosos días sin agua en que se llenaban las bañeras o poncheras el día antes para enfrentar los requerimientos del aseo y la alimentación, entre otros, del día siguiente. Y también recordarán los cortes diarios de electricidad de seis y más horas. Aún cuando desconozco personalmente el caso de Cuba, tengo entendido que es por los mismos niveles. Y así, nos llega la hora a este país de la “viveza criolla”, de los que “se las saben todas” y que no son, en realidad, más que un hatajo de pendejos vanidosos y llenos de sí mismos. Y, por supuesto, ¿cómo iba a ser diferente?, tampoco hay un pronunciamiento serio, estudiado por parte de aquellos que se sacrifican por nuestro bien porque en la Asamblea lograrán ser oídos y podrán poner al gobierno en su lugar…

Es cierto, el energúmeno embaucó como quiso a un “bravo pueblo” que se acostó a dormir sobre laureles ajenos, pero también lo han hecho, y con tan poca o menos vergüenza, “dirigentes” en quienes se había confiado y que creíamos que darían la cara cumpliendo su papel: dirigir al pueblo en contra de sus verdugos. Y no menos culpa tiene ese “bravo pueblo” que se asombra con lo que pasa a su alrededor pero no actúa al respecto y que sólo se hace sentir –exigiendo solidaridad- cuando lo suyo es tocado. Cantaba Atahualpa Yupanqui:
Las penas y las vaquitas,

Se van por la misma senda,
Las penas son de nosotros,
Las vaquitas son ajenas.
En Venezuela, las vaquitas son de nosotros y las penas son ajenas…

Click aqui 

LO MAS VISTO EN ESTA SEMANA

Etiquetas

@_kiwii7 11A ADOLFO P. SALGUEIRO Agustin Blanco Muñoz Agustín Laje Alberto Franceschi Alberto Lossada Sardi Alejandro Guerra Alejandro Peña Esclusa Alejandro Sosa Alfredo Coronil-Hartmann Alfredo García Deffendini Alfredo Weill ALICIA FREILICH Ana Diaz Ana Maria Da Costa Andres Reynaldo Anibal Romero Antonio Nicolás Briceño Braun Archivos e informes Argentina Arianna Arteaga Quintero Armando Duran Arteaga Sanchez Caracas CSI Carlos Alberto Montaner Carolina Arnone cne Colaboracionismo Comunicados y Notas de Prensa comunismo Cosme Beccar Varela Cristal Montañez cuba Daniel Comisso Urdaneta Daniel Pérez David Guenni DD HH Delfin Gomez Parra Diego Augusto Loyo Rosales documentos dtv oficial Eddie Ramirez Edgardo Ricciuti Eduardo Mackenzie educación eleecciones Elias Buchszer Cabriles Eligio Cedeño Elinor Montes Entrevistas Eric Ekval ESDATA especiales Europa Exilio FAES Federico Boccanera Felipe Rodriguez Fernando C. Rodríguez Franklin Brito Franzel Delgado Senior Frate Frater America fraude Frente nacional de abogados FUNDEPRO Genaro Mosquera Gerardo Resplandro Gral. Angel Vivas Perdomo guerrilla Guillermo Salas Gustavo Arraiz Gustavo Coronel Honduras Hugo Álvarez Pifano Humberto Maio Ignacio Gainzarain Imágenes y palabras de una realidad Iván Simonovis Jackeline Sandoval Jesús Antonio Petit Joaquín Chaffardet Jorge Rojas Jose Antonio Colina Jose Domingo Blanco "Mingo" Jose Machillanda Jose Piñera JOSÉ TORO HARDY Juan Bautista Guevara Juan C. Sosa-Azpúrua Junta Patriotica Estudiantil y Popular Laura Prada Lazaro Forero León Arismendi letras Letras en la Oscuridad leyes ludwin moreno Luis Betancourt Oteyza Luis de Lion Luis Jose Uzcategui Luis Manuel Aguana Luis Marín Macky Arenas Manuel De la Cruz María Angélica Quintana Mario Iván Carratú Molina Marisol Bolet Marisol Sarria Pietri Martha Colmenares Miguel Ángel Quevedo Miguel Fierro Monica Corrales mujeresdenegro nazismo Nelson Ramirez Noel Alejandro Leal Rojas Numa Frias Mileo ORDEN Orlando Viera-Blanco Oswaldo Alvarez Paz Otoniel Guevara Otto Gebauer Ovidio Pogioli Pablo Sanchez Pavel Quintero Pedro Carmona Peru Pilar Rahola PLINIO APULEYO MENDOZA Prisionero Politico Rafael Muci-Mendoza Rainiero Herrada Ricardo L. Suárez Robert Alonso Roderick Navarro Roger. Noriega Rolando Guevara Romulo Lares Romulo Lares; Letras en la Oscuridad Sammy Landaeta Millán Sandra Añez Silvia Schanely de Suárez Soportes Soso Rojas Soy un PP TAHIANNY PISANI Tamara Suju Teodulo Lopez Melendez Tiago Da Costa Valentin Arenas Vasco da Costa VenEconomía VenEuropa Venezuela Futura Victor R. Azuaje Videos Vivian Akel H. Viviana Padelin VotoLimpio Yuce Coronado